Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Foundation': un nuevo hito de las series

David S. Goyer y su equipo han convertido las novelas de Asimov en un folletín espacial cargado de imágenes e ideas poderosas

Lou Llobell (Gaal Dornick), en el centro, en un fotograma de ’Foundation’.

Foundation ★★★★★

Creadores: David S. Goyer y Josh Friedman

Dirección: Rupert Sanders, Andrew Bernstein, Alex Graves

Reparto: Jared Harris, Lee Pace, Lou Llobell, Leah Harvey

País: Estados Unidos

Duración: entre 45 y 68 min. (10 episodios)

Año: 2021

Género: Ciencia ficción

Estreno: 24 de septiembre de 2021 (Apple TV+)

La saga 'Fundación' de Asimov había sido objeto durante décadas de reiterados e infructuosos intentos de traslación a diversas clases de pantalla. La productora New Line desistió del suyo a finales de los noventa y optó, no sin buena vista, por concentrarse en 'El Señor de los Anillos'. En 2009 se anunciaba el desarrollo de una versión de Columbia Pictures en connivencia con Roland Emmerich (ya curtido en la épica espacial con 'Stargate: Puerta a las estrellas'), que tampoco llegó a nada. HBO planeó y abandonó una serie en colaboración con Jonathan Nolan (concentrado después en 'Westworld'). Cuando, hace ahora tres años, Apple anunció la producción (sin piloto por medio) de la serie, muchos lo leímos como una gesta quijotesca e improbable.

Y, sin embargo, 'Foundation' existe. Los diez primeros episodios (los dos primeros llegan el viernes, día 24, y después se estrenará uno a la semana) de una saga galáctica que debería llegar hasta las ocho temporadas, si se cumplen los designios de su cocreador David S. Goyer, conocido como, entre otras muchas cosas, aliado de Christopher Nolan en los guiones de su trilogía de Batman. Nolan es precisamente uno de los nombres que llegan a la cabeza solo unos minutos de empezar a desplegarse el imaginario y mapa conceptual de esta nueva hazaña de la narrativa serializada de nuestro tiempo. También Kubrick, por ese fascinante monolito que se resiste a dar su significado. O el Scott de 'Blade Runner'. O el Villeneuve de 'La llegada'. Goyer y su equipo se miden con esos referentes sin dejar de lado, más bien al contrario, las posibilidades de entretenimiento y emoción que brinda el serial televisivo. 

Las novelas de ideas de Asimov se convierten, así, en material de folletín galáctico al estilo de 'Battlestar Galactica', pero quizá, sobre todo, una especie de 'Juego de tronos' en el espacio: intrigas políticas y diplomáticas, sensualidad inesperada, criaturas que podrían pasar por dragones o el vértigo de saber que nadie está a salvo de morir en cualquier momento. 

El espacio emocional de 'Foundation' echa sus cimientos en el viaje iniciático de Gaal Dornick (Lou Llobell), llegada desde Synnax a Trántor, capital del Imperio Galáctico y centro de toda la Galaxia, para unirse al equipo del matemático Hari Seldon (Jared Harris), inventor de una ciencia estadística que permite predecir el futuro de la humanidad y podría servirnos para ahorrarnos veintinueve milenios de oscuridad. Según Seldon, Trántor y el Imperio Galáctico estarán en ruinas en cinco siglos, pero el proceso de reconstrucción podría ser menos largo de ponerse en marcha la Enciclopedia Galáctica, un sumario gigantesco del saber humano. Por supuesto, las autoridades no van a poner las cosas fáciles al científico. En la visión de Goyer, ese poder reticente al cambio está representado por la inédita Dinastía Genética: Dawn (Cooper Carter), Day (Lee Pace) y Dusk (Terrence Mann), tres clones de diferentes edades del primer emperador del Imperium, renovados y reemplazados eternamente para mantener el statu quo, o, como ellos prefieren llamarlo, la paz. 

Es fácil encontrar paralelismos entre esos científicos enviados a un inhóspito exilio para desarrollar su gran idea y todas esas voces que alertan sin éxito sobre el cambio climático o la pandemia. También se observan rastros del Brexit o el nuevo auge del nacionalismo. La serie nos recuerda que la ciencia ficción no es solo escapismo, sino que puede servir para reflexionar, advertir e incluso inspirar. Esto último, 'Foundation' lo consigue en dos sentidos: animando a creer en la humanidad y sentando un nuevo listón de referencia para la ficción disfrutada por entregas a través de una pantalla.

Compartir el artículo

stats