Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La arquitectura adapta el diseño de las viviendas a las experiencias de la pandemia

El cullerense Toni Giner propone piezas flexibles

La arquitectura adapta el diseño de las viviendas a las experiencias de la pandemia

La arquitectura adapta el diseño de las viviendas a las experiencias de la pandemia

La pandemia que azota al mundo en los últimos meses ha provocado muchos cambios en nuestras vidas, pero también en las viviendas que habitamos. La alarma sanitaria otorga mayor protagonismo a los domicilios, transformados en un refugio que debe ser, al mismo tiempo, cómodo y seguro para protegernos frente a la amenaza exterior. Muchos despachos de arquitectos ya trabajan en adaptar nuestras casas a un mundo que, inevitablemente, va a ser distinto.

La era Covid ha irrumpido como un terremoto que derriba la tabiquería de nuestros hábitats. Los técnicos no ven razonable que reconstruyamos nuestra vivienda repitiendo los antiguos moldes arquitectónicos. Muchos profesionales han comenzado a proyectar y construir un nuevo modelo ajustable a la llamada la nueva normalidad.

El cullerense Toni Giner es uno de los especialistas que ya vislumbra cómo han de ser esas nuevas viviendas. «Los espacios intermedios domésticos, aquellos que no son exactamente ni interiores ni exteriores en las viviendas, tampoco piezas específicas como la sala de estar, el comedor, la cocina, la habitación y el baño, van a adquirir mayor protagonismo», avanza el arquitecto. Esos espacios de transición, que incluyen los corredores de acceso, las terrazas, los porches, los patios, los rellanos o las galerías, que permanecían hasta ahora como actores secundarios, se abren paso como protagonistas del futuro.

Interior y exterior se confunden

El término japonés engawa describe estos espacios que pertenecen simultáneamente a ‘dentro’ y ‘fuera’. «Es una manera de ampliar el interior hacia el exterior, como introducir el paisaje en el interior», concreta Giner. No es una tendencia nueva, pero se ha recuperado y expandido con fuerza. «Estos espacios intermedios incrementaron su protagonismo con la arquitectura moderna al poder prescindir de los muros de carga del edificio y de la estricta delimitación dentro-fuera. Arquitectos como Aalto, Le Corbusier, Wright, Neutra y, en la actualidad, SANAA y Lacaton&Vassal han realizado aportaciones memorables: patios semiabiertos, unifamiliares donde vivienda y jardín dialogan mutuamente o galerías con gran flexibilidad de uso», detalla en especialista cullerense.

El confinamiento impuesto por la Covid-19, la crisis climática, la urgencia de aumentar la cohesión social y la mayor conciencia del déficit de calidad del aire interior de nuestras viviendas han hecho crecer más si cabe su protagonismo. Giner Arquitectos empieza ya a trabajar con esas nuevas ideas, «Ya hemos diseñado un espacio intermedio doméstico con un estar al exterior de la vivienda en una terraza cubierta junto al jardín, dotado de chimenea bifocal que rememora la metáfora de la caverna que Aalto utilizaba en su Villa Mairea».

El despacho de arquitectos ubicado en Cullera, que trabaja por toda la geografía valenciana, ya ha proyectado corredores de acceso a viviendas cuya dimensión excede a la que resulta imprescindible para la movilidad. «Son corredores que permiten realizar actividades en el exterior de la vivienda en función de la diferente estación, hora del día u orientación. Y, sobre todo, aportan un lugar de encuentro entre vecinos que estimula la cohesión social», aclara Giner.

En otros frentes también se buscan soluciones aplicables. Correderas, mallorquinas, cortinas o toldos pasan ahora a incorporarse al interior de las viviendas. «Dispositivos como la mallorquina tienen una gran versatilidad porque permiten la entrada del sol en invierno con la consiguiente calefacción del espacio interior por radiación directa o, en su caso, el sombreamiento de la habitación en la estación cálida sin que se renuncie a disfrutar de la iluminación natural», explica el arquitecto.

Atender el teletrabajo

Al mismo tiempo, se proyecta un adelgazamiento de las superficies del interior de la vivienda con renuncia a pasillos y, sobre todo, y con el uso de piezas flexibles y cambiantes según las necesidades de los usuarios». Toni Giner diseña en la actualidad un edificio de apartamentos donde la sala de estar, el comedor, los dormitorios o el nuevo espacio para el teletrabajo «son intercambiables paea convertirse en estructuras aptas para una sociedad en permanente cambio».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats