Un ordenador personal, varios móviles y una fuerte suma de dinero en billetes de 50 euros de origen aún desconocido. Son algunos de los principales objetos requisados ayer por el grupo de Homicidios de la Guardia Civil de València en los registros que siguieron a la detención del presunto asesino de Florina Gogos.

Los investigadores llegaron a las ocho en punto de la mañana a la empresa propiedad de José V. R. y dos de sus hermanos, en las afueras de Carcaixent. Le informaron de que quedaba detenido por el homicidio de Florina y le pidieron que les diera acceso a su vehículo, un BMW 318D blanco aparcado en la empresa y que se llevaron en una grúa a instalaciones de la Guardia Civil para inspeccionarlo a fondo por especialistas en Criminalística, en busca de posibles restos genéticos de Florina Gogos.

Así arrancaba a primera hora de ayer la operación que cerraba la investigación policial del asesinato de Florina Gogos. Apenas media hora después, José V. R. llegaba esposado y fuertemente escoltado por media docena de agentes de Homicidios y otros tantos guardias civiles uniformados de la Usecic al número 5 de la calle Pare Eugeni para registrar en su presencia su domicilio, en la quinta planta del edificio.

Durante casi dos horas, los investigadores buscaron incesantemente en la vivienda posibles pruebas del homicidio. Pasadas las 10.20 horas, salieron con el arrestado y el abogado de oficio que le dio asistencia en las primeras horas, Francisco Tineo. De esa vivienda, los agentes se llevaron bolsas y efectos varios, entre ellos el ordenador personal del sospechoso, así como tres móviles, que ahora serán analizados en busca de las evidencias de sus encuentros con Florina.

De ahí, los investigadores y el resto de la comitiva judicial se trasladó a la calle Nord, también en Carcaixent, donde José V. R. tenía un bajo a modo de cochera y taller, en cuyo interior los agentes intervinieron una fuerte suma de dinero de origen desconocido que ahora será rastreado, así como dos máquinas contadoras de billetes. Los guardias civiles se llevaron dos bolsas de plástico repletas de fajos de billetes de 50 euros, además de otros efectos.

De ahí, se fueron al chalé propiedad de José V. R. en la partida de El Plà, próximo, casualmente, al de los padres de El Tuvi y donde se cree que este mató a Wafaa Sebbah antes de arrojarla al pozo de otra vivienda de la familia.

La Guardia Civil registra e interviene pertenencias del presunto asesino de Florina Guardia Civil