La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a tres años de prisión y al pago de una multa de 30.000 euros al conocido cirujano maxilofacial Luis Senís por un delito contra la salud pública tras intervenirle cerca de medio kilo de cocaína en septiembre de 2019. El acusado al que le compró dicha sustancia estupefaciente también ha sido condenado a tres años y medio de cárcel.

El tribunal ha considerado probado que fruto de un dispositivo policial de vigilancia en un punto de venta de sustancias estupefacientes en el calle Actor Mora de València, los agentes identificaron al conocido cirujano castellonense accediendo a la finca objeto del seguimiento. Posteriormente Senís bajó acompañado del otro condenado, Carlos S. V., y se dirigieron juntos en un vehículo a un domicilio de la avenida de Portugal. En torno a las 14.30 horas del 27 de noviembre de 2019, tras abandonar juntos el inmueble, ambos se separaron.

El alegato del cirujano Luís Senís negando el tráfico de drogas Ignacio Cabanes

Luis Senís fue interceptado por la policía en la calle Reus. Tras registrar una mochila que portaba en el hombro, los agentes le intervinieron una bolsa de plástico con autocierre, con un total de 493 gramos de cocaína, con un grado de pureza del 71 %.

La sentencia establece que el cirujano había adquirido dicha droga tanto para consumo propio, tesis que siempre ha defendido Senís, así como “para su distribución a terceros”. De igual modo, también condena al otro acusado a tres años y medio de cárcel por haberle vendido la citada sustancia estupefaciente por 10.000 euros, de los cuales portaba 1.410 distribuidos en 30 billetes.

El fallo de la Audiencia Provincial aprecia la circunstancia atenuante de drogadicción para los dos acusados ya que se ha acreditado que ambos eran toxicómanos en el momento en que sucedieron los hechos, sin poder concretar su grado de afectación.

El tribunal no cuestiona que Senís fuera consumidor habitual de cocaína, como así acreditaron los peritos, tanto el médico forense del Instituto de Medicina Legal de València como el perito propuesto por la defensa, “y que disponía de una capacidad económica que le permitía adquirir cocaína en grandes cantidades para su consumo, por su condición de médico especialista de gran prestigio”, como así recoge en la sentencia. El propio inspector de la Policía Nacional ya indicó en el juicio que el acusado tenía dinero de sobra “para adquirir cantidad suficiente de droga como para no estar pendiente de adquirir dosis a dosis”.

No obstante, el fallo argumenta que “no resulta razonable, ni en ningún caso creíble, entender que la importante cantidad de cocaína que adquirió, en torno al medio kilo de cocaína, que abonó en metálico y llevaba en su mochila cuando fue detenido, pudiera destinarse exclusivamente a su consumo propio, aunque se alegue que era muy elevado en ese tiempo”.

Senís siempre ha manifestado que compró la droga para su consumo propio, ya que disponía de gran cantidad de dinero que destinó a dicha adquisición, y que no tenía pensada su distribución o su venta a terceros. Según refleja la sentencia, el acusado decía consumir unos cinco gramos de cocaína diarios, llegando en alguna ocasión esporádica, según su versión, a consumir hasta 20 gramos en un día.

Pero la Sala matiza que “carece de lógica que esa posesión fuera destinada únicamente a ese consumo propio, sino más bien para su posible facilitación o suministro a terceras personas”. De hecho, el tribunal argumenta que esa cantidad de droga, suponiendo que fuera para cien días a cinco gramos diarios, “podría considerarse hasta letal durante ese prolongado período de tiempo. El propio Senís alegó no saber en cuanto tiempo iba a consumir el medio kilo de coca y agradeció a la policía que le detuvo el haberle “salvado la vida”. “Si hubiera consumido esa cantidad no habría tenido posibilidad de retorno”, dijo en su alegato final.

El letrado de la defensa de Senís, Emilio Pérez Mora, ha manifestado tras conocer el fallo de la Audiencia Provincial que “el tribunal carece de sapiencia y gallardía como para dictar una sentencia absolutoria en orden a la verdad de los hechos fácticos”. “Luís Senís no es un traficante y lo saben todos, incluso quienes no se han atrevido a dictar una sentencia absolutoria”, ha añadido el abogado respecto de su patrocinado.