Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio

El ataque de un matrimonio a un hostelero en Ourense: “Mamón, te vamos a matar, ¿quién es el chulito ahora?”

Acusados de acuchillarlo supuestamente molestos por el ruido, la Fiscalía solicita 7 y 10 años de prisión por una tentativa de homicidio o asesinato | "¡Ahora la que tiene huevos soy yo!", gritó ella tras el ataque

Patrullas de la Policía Nacional y la Policía Local, en el lugar del suceso.

Un año después del brutal ataque de un matrimonio a un hostelero del casco histórico de Ourense, porque la pareja supuestamente estaba molesta por el ruido del local, la Fiscalía ha registrado el escrito de calificación en el que concreta los hechos y la solicitud de condenas para el hombre y la mujer acusados, de 61 y 49 años, respectivamente.

Serán juzgados en los próximos meses en la Audiencia Provincial, que todavía no ha fijado la fecha. Ambos acuchillaron presuntamente a la víctima, y la mujer fue la primera, pero el ministerio público solicita 7 años de prisión para ella, por una tentativa de homicidio, y una pena más elevada –10 años– para él, al que considera autor de una tentativa de asesinato. Carecen de antecedentes penales. El perjudicado resultó herido grave y su vida corrió peligro.

Ocurrió a primera hora de la noche del 1 de mayo de 2021, festivo. El matrimonio reside en el primer piso del edificio, justo encima del local regentado por la víctima. Sobre las 21.40 horas, los acusados estaban en el balcón y, según la versión que defiende la Fiscalía, se dirigieron al hostelero amenazándolo a gritos: “Mamón, que eres un mamón, te vamos a matar, te vamos a pegar dos tiros”.

El hostelero les contestó diciendo que bajaran. La acusada lo hizo, portando un cuchillo de 16,5 centímetros de hoja y pasando de las palabras a los hechos.

Por la espalda para “asegurar”

El ministerio público sostiene que la mujer, “con ánimo de dar muerte” al empresario, le asestó 4 cuchilladas en la zona del esternón, el abdomen y el tórax. La víctima consiguió colocarse detrás de la acusada y la abrazó por la espalda con la intención de inmovilizarla. Mientras tanto bajaba del domicilio el marido, que en su caso portaba un cuchillo de 22 centímetros.

La Fiscalía dice que el varón se dirigió al hostelero por la espalda, “a fin de asegurar el ataque sin ser visto por la víctima, y con ánimo de darle muerte”. Presuntamente, le asestó una cuchillada en la zona posterolateral del tórax, “sin darle oportunidad de reaccionar ante la agresión”, subraya la acusación.

¡Ahora la que tiene huevos soy yo!

Tras esa agresión, el hostelero soltó a la acusada y se cayó al suelo. Los dos encausados abandonaron el lugar del suceso y se dirigieron a su domicilio pero, según el ministerio público, la mujer regresó con el cuchillo que había utilizado y le gritó: “¿No eras chulito, eh, no eras chulito?”, “¿ahora quién es el chulito?, ¡ahora la que tiene huevos soy yo!”

En ese momento llegaron al lugar policías, que detuvieron a los acusados y se incautaron el cuchillo que llevaba encima la mujer. En el posterior registro llevado a cabo en la vivienda de los encausados con orden judicial, una inspección que tuvo lugar el día siguiente, se encontró el cuchillo que fue utilizado por el varón.

“Los acusados no consiguieron su propósito de dar muerte” al hostelero, porque fue atendido de manera inmediata y trasladado con urgencia por una ambulancia al hospital de Ourense, después de que la pareja de la víctima, que se encontraba en el lugar, avisara del suceso.

Sufrió varias lesiones graves

Como consecuencia del ataque, el perjudicado sufrió diversas lesiones en el tórax, el abdomen y el área del esternón, varias de gravedad, como dos fracturas costales y una herida inciso contusa, penetrante, que afectó a piel, tejido celular subcutáneo y al plano muscular y óseo, con una fractura costal palpable y con penetración en la cavidad torácica, lo que provocó un hemo y neumotórax, y afectación de tejido del pulmón.

La víctima necesitó recibir tratamiento médico quirúrgico, mediante una cirugía general consistente en colocación de tubo de tórax y sutura de heridas, además de seguimiento ambulatorio por cirugía y neumología. Le han quedado varias cicatrices en la zona torácica.

La Fiscalía solicita que los encausados indemnicen a la víctima, de forma conjunta y solidaria, con 11.200 euros por las lesiones sufridas y 4.600 por las secuelas.

La mujer está acusada de homicidio en grado de tentativa y el varón, de intento de asesinato. El ministerio público solicita para ella 7 años de cárcel y 8 años de alejamiento e incomunicación de la víctima, a una distancia mínima de 300 metros. Para el acusado, la Fiscalía pide 10 años de prisión y 11 años de alejamiento y de prohibición de contactar.

Dijeron que no querían matarlo

Después de la presentación del escrito de acusación por parte de la Fiscalía –con fecha 11 de mayo– es el turno de la defensa. En el paso a disposición judicial, los dos reconocieron los hechos pero aseguraron que no tenían intención de acabar con la vida del hostelero. Se mostraron arrepentidos de lo que habían hecho.

Compartir el artículo

stats