Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Martín Presentador y humorista

«El ejercicio de escribir el libro ha sido muy sano»

«Por si las voces vuelven» es un libro que Ángel Martín se escribe a sí mismo, como manual, por si acaso su cabeza vuelve a jugar a vivir en «Matrix», y para todo aquél que lo necesite o quiera comprender qué sucede en la cabeza de un loco.

Angel Martin presenta su libro “Por si las voces vuelven” GERMAN CABALLERO

Hace no mucho, en 2017, Ángel Martín pasó dos semanas ingresado en el ala de psiquiatría de un hospital madrileño. Ahora ha decidido contar su experiencia con la locura en su libro «Por si las voces vuelven», un relato que atrapa y arrastra al lector a jugar con ellas.

En estos días desde que salió el libro, te habrán hecho cuántas, ¿cien entrevistas? Creo que no se me ocurre otra cosa que preguntarte qué es lo que no te han preguntado todavía.

Fíjate que, hasta «qué no me han preguntado» me lo han preguntado ya, llegamos tarde a esa también (risas). No hay ninguna pregunta que tenga la sensación que me gustaría que me preguntaran. De hecho, si hubiera algo, hubiese forzado para que saliera el tema. Así que, de momento, no tengo la sensación de que se esté quedando nada en el tintero.

Este libro hace que el lector se ponga en tu piel y consigues que sienta con normalidad el «estar loco». ¿Es esto lo que buscabas?

Buscaba que se entendiera el viaje por el que pasa alguien a quien le pasa algo así. La sensación es que se ha conseguido. Recibo mensajes de gente diciendo que ha pasado miedo, se ha reído, ha llorado, ha tenido angustia… En realidad ese es el viaje que tienes cuando pasas por algo así. La intención es que sientan al leer, si no es imposible entenderlo.

¿Cómo te sientes al haber sacado esto a la luz?

Muy bien. Pero no es la liberación por sacarlo a la luz, sino que a nivel personal es un viaje que, al escribirlo, he podido meterme de lleno en aquellos tiempos. Hasta ahora era algo que estaba en recuerdos, en fotografías, trabajas mucho con eso, pero nunca había hecho el ejercicio de decir: «vamos a meternos ahí de lleno». Ese ejercicio de decir: «vamos a meternos en el pantano de la locura» no lo había hecho y ha sido tremendamente terapéutico, muy sano.

¿Cómo fue para ti saber que algo no iba bien?

Yo no me di cuenta de que algo no iba bien en realidad, yo directamente ingreso en el hospital porque a mi chica le llama la atención un post dándole la enhorabuena por «Wonder Woman». Yo estaba en otra frecuencia en la que ella había hecho la peli, y a raíz de eso ella da la voz de alarma. Cuando yo me doy cuenta de que algo no va bien, realmente, es cuando me viene la urgencia por salir del hospital. Allí empiezo a notar que algo ha tenido que pasar porque no estoy en el sitio que yo quiero estar, las sensaciones no son las mismas de antes de entrar y, sobre todo, eres muy consciente de que algo se ha roto cuando sales del hospital.

Angel Martin presenta su libro “Por si las voces vuelven” GERMAN CABALLERO

¿La locura te ha cambiado de alguna forma?

En todas. A mí me ha obligado a reconstruirme. Afortunadamente me ha convertido en un tipo bastante mejor de lo que era antes. Te rompes por completo, entonces no te queda más remedio que, o buscar las piezas y reconstruirte con ellas, sabiendo que alguna va mal porque ya te rompió, o reconstruirte con piezas nuevas. En ese momento descartas las que sabes que van a ser tóxicas para ti o para otros. Es un ejercicio interesante. Sí, me ha convertido en otra persona, afortunadamente.

¿Cómo fue el proceso de ponerte a escribir este libro?

Fue muy duro sobre todo porque te enfrentas al proceso de escritura sabiendo que hay momentos que, cuando vas a meterte en aquella anécdota o en aquella sensación, luego vas a necesitar un día y medio de sopa caliente, estar en la cama, pasear con los perros y poco ruido.

¿Intentaste alguna vez explicarle a alguien descubrimientos como las distintas capas espacio-temporales?

No, no podía porque había una voz que me decía: «esto no lo puedes explicar porque es tan salvaje que cada uno tiene que descubrirlo a su manera». Sabía que había gente que lo sabía porque en otras frecuencias hablábamos con la mente, claro. Te está volando la cabeza, ¿eh?

Acabas de empezar un podcast para hablar sobre salud mental. ¿Por qué has decidido empezarlo?

Porque a raíz de mencionar mi experiencia con esto, mucha gente me escribió diciendo que ayudaba mucho que gente popular hablara abiertamente de que había pasado procesos de este tipo. Entonces pensé: «si ayuda que gente popular hable de esto, yo conozco a gente popular, voy a llamarlos».

Compartir el artículo

stats