Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desconfianza y confianza

Desconfianza y confianza

Desconfianza y confianza

Algo no muy bien estaremos haciendo cuando entendemos que quedar cuartos en la Liga, a falta de diez minutos, disputando sólo esa competición y gastando más de cien millones de euros en fichajes, merece una celebración por todo lo alto y nos parece todo un logro deportivo. Pues el sábado asistimos a otro episodio de la nueva era que al parecer estamos viviendo. Al final, celebramos un empate en casa contra el FC Barcelona. A ver, tiene cierto mérito, y punto. Y todo fue fruto del orden defensivo que sí mostró el Valencia, pero sobre todo de la poca efectividad que, por suerte, tuvo la sociedad MSN. Lo que ocurre es que la desconfianza general ante un partido que olía a drama y la tensión vivida en la parte final de la era Nuno hizo que el empate se convirtiera en una victoria. Tampoco quiero restar méritos al esfuerzo de los jugadores y al sentido común del propio Voro.

El Valencia tiene que ser mucho más ambicioso, como lo ha sido siempre, sobre todo en los últimos años, incluso ahora más, que para eso se lo han vendido a la sociedad Meriton, ¿no?.

De momento lo que ya sabemos es que Peter Lim toma sus decisiones tomando como concepto principal la confianza-desconfianza. Un pensamiento muy próximo a Aristófanes: «La desconfianza es madre de la seguridad». La llegada de su amigo Gary Neville sólo obedece a razones de amistad. Si nos fijamos en la Premier, ningún equipo «top» está dirigido por un entrenador inglés. Lim desconfía de todo lo que no conoce bien. Por eso prescindió de Salvo y Rufete. Por eso puso en manos de Jorge Mendes toda la estrategia deportiva. Puso de presidenta a Layhoon Chan y Kim Koh como consejero delegado, a Ser Miang Ng como presidente de la Fundación, además de nombrar a varios patronos de su entorno y a la práctica totalidad del consejo de administración. Ninguna de estas personas que ha traído Lim hubiera sido elegida para gestionar el club si se hubieran aplicado otra serie de factores. Experiencia en el sector, conocimientos en el mundo del fútbol y de la sociedad valenciana. Aún así, todo es susceptible de que vaya bien, pero entonces ya estaríamos hablando de la casualidad o del poder del «talonario».

Pero todo esto también tiene su lógica. Lim va a hacer una gran inversión y sólo quiere personas de su confianza. Su ignorancia en este sector le produce una gran desconfianza. Al menos Neville sí ha confiado en Angulo. El ex jugador del Manchester United sí sabe lo que es el fútbol y la exigencia al más alto nivel. Mucha suerte.

Compartir el artículo

stats