09 de agosto de 2019
09.08.2019
ÚLTIMA HORA
El piloto del avión del Ejército del aire accidentado logró saltar en paracaídas
  • Magazine Fashion&Arts

Mauricio. Nadie es una isla...

Como ocurre con los grandes viajes, el viaje hasta allí ofrece tantos alicientes como el propio enclave

09.08.2019 | 17:31
Mauricio. Nadie es una isla...

Empezar el viaje en Turkish Airlines te hace mirar alrededor por si hay cámaras grabando tu cara de felicidad infinita, por si tanto mimo es una broma, porque no estamos acostumbrados a una sensibilidad tan exquisita. Desde el minuto cero. La tripulación es especialmente cálida, afectuosa y te regala una sonrisa de oreja a oreja durante las casi cinco horas de viaje hasta Estambul. Y en Estambul, sin duda merece la pena acceder a la sala VIP de la misma aerolínea, porque no vas a dar crédito a lo que verán tus ojos. Muchos metros cuadrados abiertos 24 horas para que el viajero elija entre comida china, japonesa, italiana, vegana, árabe, frutas tropicales, cabinas de masaje, mesas de billar, televisores de plasma o sillones cama donde dormitar, trabajar o reflexionar sobre el sentido de la vida.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook