Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 22
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    INFORME

     

                          INFORME


          En el cuadrante de invierno no hay mucha diversión, tan poca que hemos logrado que todo lo sea. No reímos con su verdadero nombre, cuadrante hiemal, nos reímos cuando lo pronunciamos con intención jocosa.
          También cuando en el cristal parece reflejarse la cara del gato de Cheshire, especialmente nos divertimos cuando el muy sinvergüenza se nos aparece vestido de chaqué y utilizando un lenguaje que pretende ser altivo y la mayor posesión de un estirado, cultivado y enrevesado personaje acostumbrado a reírse de los que no son capaces de captar el ingenio de la lengua del gato.
          Pero no es el único que nos visita, tenemos muchas más, Groucho, por ejemplo, mis dos compañeros se parten con él. Aunque ha dejado de fumar, ahora hace como si llevara su puro, pero no hay nada entre sus dedos. También nos visitó el hombre elefante, John Merrick, pero solo fue una vez y lo hizo en la escotilla dos, y aunque intentó contar algún chiste, lo cierto es que no tenía gracia. La que viene a charlar de vez en cuando y no sé como entra en la estación es Mary Santpere, joder, con esta si que me río mucho, es bruta, pero que buena, vaya cabeza tiene.

    INFORME

     

         En la superficie de la Tierra, a unos cuarenta millones de kilómetros de allí, son muchos los científicos que, junto con los médicos, piensan que es demasiado tiempo para un solo astronauta en la estación espacial. Tras leer el informe diario mil ciento ochenta y cuatro, enviado por el único ocupante de la estación venusiana, se prepara la evacuación y puesta en órbita de la siguiente estación.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook