Blog 
No te ajunto.
RSS - Blog de Miguel A. García Puig

Sobre este blog de Valencia

El objeto del blog es denunciar/informar sobre las incidencias observadas en el entorno del barrio.


Archivo

  • 27
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia

    EL JARDÍN DE MI BARRIO

    Esta mañana, al ir a trabajar como cada día, me he quedado de una pieza al ver el jardín de mi calle, que no es otro que el de Mortadelo y Filemón de la avenida Hermanos Maristas. Y no es porque me resulte nueva la visión, que no es eso; ya estoy acostumbrado a verlo a diario, pero lo de hoy clamaba ya al cielo. Resulta que, mientras en algunas instancias se promueve, y en otras se penaliza ¿?, lo cierto es que el hecho innegable es que se bebe en la calle, con especial virulencia en el lugar antes descrito. Beben hombres y mujeres, desde temprana hora, más o menos empiezan sobre las nueve de la mañana, y así durante todo el día; una cerveza detrás de otra (para gran alegría del tendero de la calle contigua), sin importarles que haya junto a su "botellódromo" un parque infantil que, durante las tardes, y merced a la cercanía del colegio de los Salesianos, tiene una enorme concurrencia de niños. Pero no importa, como parece ser que tampoco importa que cada día haga su ronda el policía motorizado del barrio por el interior de los jardines. Policia que, al interpelarle esta misma mañana sobre el tema, diciéndole que había tomado varias fotos (las que acompañan a esta entrada), me respondía sin ruborizarse, que lo pusiera en conocimiento de la prensa, como así hago, y espero ampliar si algún redactor de Levante-EMV tiene a bien recibirme. Es un espectáculo bochornoso, que ensucia lo que debe de ser un espacio público destinado al solaz de los ciudadanos, y no creo que sea tan difícil poner coto a estos desmanes por parte del organismo que competa. Simplemente se trata de actuar con la firmeza necesaria para eliminar a esta lacra de personas que no tienen el más mínimo respeto por los demás, ensuciando lo que es de todos, aburriendo a los empleados de la limpieza que ven, impotentes, como cada mañana el suelo está poblado de botellas, de botes, de bolsas de plástico, de restos de comida. De pruebas, en definitiva, de lo sucios y lo incívicos que somos -o son- los valencianos a los ojos de cualquier ciudadano de otros países. Hace poco estuve en un país del Reino Unido en el que, aunque parezca mentira,  la gente mira mal al que tira una colilla al suelo; colilla que, si te vé un policía, hará que te pongan una multa.

    Aunque para eso también sería necesario disponer de ceniceros en las calles.

    Pero eso es otra historia.

    Que no voy a contarlo todo el primer día.

    -MiguelitoNews-

    EL JARDÍN DE MI BARRIOEL JARDÍN DE MI BARRIOEL JARDÍN DE MI BARRIOEL JARDÍN DE MI BARRIOEL JARDÍN DE MI BARRIOEL JARDÍN DE MI BARRIO

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook