Blog 
Pau Tea Time
RSS - Blog de Paula Díaz

El autor

Blog Pau Tea Time - Paula Díaz

Paula Díaz

Escritora "amateur" residente en Valencia.

Sobre este blog de Comunitat

Combinación de opinión y ficción en forma de relatos cortos. Temática variada.


Archivo

  • 30
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comunitat

    El Reinado de los Cerdos

     

     

    EL REINADO DE LOS CERDOS

    Paula Díaz

     

     

     

    Erase una vez, un reinado de cerdos. Mugrientos ciudadanos, a los que lo mismo les daba, revolcarse en un barro ensuciado, por la mierda por otros cerdos.

     

    Los cerdos de clase alta, tomaban baños de barro y “champagne”, mientras que el resto, el que podía y no tenía los dientes destrozados por no poder acudir al cerdentista, se alimentaba de huesos de animales, previamente limpios por las aves carroñeras.

     

     

    El Reinado de los Cerdos

     

     

    Los cerdos de clase alta, tenían acceso a la educación, y parecía lógico que tomaran las decisiones que más le convenía el reino.

     

    Pero entre ellos, había diversidad de opiniones, por lo que decidieron separarse en grupos por ideología. En cada uno de ellos había un cerdo dominante, que con su flamante miembro penetraba a las hembras de su manada con orgullo.

     

    Por encima de ellos, se encontraba el Rey, al que todos veneraban por su estilo de vida despreocupado.

     

    Una vez cada cuatro celos de las cerdas, se elegía el grupo que tomaría las decisiones durante los próximos cuatro celos. Sobre comida, reproducción, crías…

     

    Pero la clase alta se dio cuenta. Estaban haciendo mal las cosas: si esos mugrientos come huesos, elegían, cada cuatro celos, unos de los suyos tendrían más privilegios que otros, y eso no les convenía.

     

    Así pues, decidieron que harían creer a los ciudadanos que iba a ser así, pero no lo sería. Seguirían con sus mismos privilegios de siempre.

     

    Y así cada cuatro celos, ensayaban el mismo teatro de siempre, que los ciudadanos esperaban ansiosamente con la esperanza de dejar de comer huesos y poder comerse las aves que los limpiaban.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook