29 de noviembre de 2017
29.11.2017

El tren no tiene remedio

29.11.2017 | 04:15

Mi hija estudia en la Escuela de Arte y Superior de Diseño en el barrio de Velluters de València. Por desgracia, no podemos permitirnos costearle el alquiler de un piso en la capital y debe levantarse a diario de lunes a viernes, a las 5 de la mañana para coger en Buñol el tren que sale a las 6:20 de la mañana. Con el bono mensual de ida y vuelta se ahorra algún dinero sobre el billete diario.

Pero ya nos ha ocurrido en varias ocasiones (no son pocaa), que después del madrugón llega a la estación de Buñol, no hay ningún tren y cuando pregunta en qué vía van a colocar el tren con destino a València el responsable de la estación, le asegura que ese tren ese día en concreto no sale porque es una línea férrea deficitaria y no pueden permitirse colocar todos los trenes que, en teoría, se pagan a la hora de comprar el bono mensual. No me queda más remedio, que recoger a mi hija y llevarla a València para evitar que pierda clase
¿Quién es el responsable de dichos cambios repentinos de horarios? ¿Quién le devuelve a mi hija el dinero por un billete que no ha podido utilizar porque el tren no ha aparecido? ¿A quién reclamo yo el coste del combustible que consume mi coche por la negligencia de Renfe?
El viernes 17, el tren, que viene desde Utiel, en lugar de continuar el viaje a la capitalentró un señor de Renfe cuando todos los viajeros habían tomado su asiento y les hizo bajar porque se volvía a Utiel. Había dos trenes más aparcados en la estación de Buñol y nadie fue capaz de poner en marcha uno de ellos para llevar a los pasajeros. Ya se han pedido varias hojas de reclamaciones, pero nadie responde. Imagino que estas reclamaciones acabarán donde lo hacen todas: o bien en la basura o bien amontonados en algún almacén. ¿Qué protección tiene el usuario de un servicio público que no cumple con su cometido y que, además, te cobra por adelantado? José Antonio Hernández Requena. Buñol

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook