21 de diciembre de 2015
21.12.2015

Esquerra Unida también pierde su voz en Madrid y ve amenazado su futuro

Sixto no seguirá en el Congreso, califica los resultados de «malos», pide un «debate profundo» sobre la organización y anuncia una asamblea antes de Fallas

21.12.2015 | 01:44
Esquerra Unida también pierde su voz en Madrid y ve amenazado su futuro

Se jugaban en gran medida su supervivencia política „y hasta la económica„ después del varapalo de las autonómicas, cuando quedaron fuera de las Corts Valencianes al no lograr superar el listón del 5%. Renunciaron al número cuatro en la lista de Compromís-Podemos-És el moment por Valencia, que les llegó a ofrecer la coalición de izquierdas, tras sentirse ninguneados en la negociación y para no dejar en pañales al líder federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

Esa plaza le habría garantizado a Ricardo Sixto seguir en el Congreso. Pero las bases del partido optaron en asamblea por concurrir en solitario como Esquerra Unida-Unitat Popular. Se la jugaban a cara o cruz y salió cruz. Renovar el acta conquistada por Sixto en la circunscripción de Valencia en 2011, cuando EU logró un 6,8% y 96.417 votos, se antojaba casi un milagro, que anoche no aconteció.

Esquerra Unida-Unitat Popular no revalidó el escaño. El candidato Sixto, leyó el resultado en clave de fin de ciclo en la organización y urgió a abrir un «debate en profundidad» y a convocar un consell nacional y luego una asamblea para decidir el camino que deberá seguir un partido muy debilitado tras el varapalo en las autonómicas y que ya vive en la intemperie, fuera de todas las instituciones no municipales, salvo la Diputación de Valencia.

Menos porcentaje de apoyo
EU superó las expectativas de las encuestas tras una campaña muy activa en las redes sociales. Logró lo imposible, pero no lo sobrenatural. En las pasadas autonómicas logró 106.917 votos, un 4,4%. Los 110.468 votos (un 4,16% de los emitidos) que sumaba al 99,2% del recuento mejoraban el resultado del 24 de mayo, si no en porcentaje, sí en votos. Insuficientes y una catástrofe si se compara con los 169.786 votos de 2011. Un 6,6% de los emitidos. Las opciones de diputado se concentraban en la circunscripción de Valencia. Los 67.813 votos que sumaba Ricardo Sixto (un 4,7% al 99% del escrutinio) no dieron para conseguir el acta. Pese mejorar los 62.386 cosechados en las autonómicas en esta circunscripción. En Alicante, EU logró 33.274 votos, el 3,7%, mientras que en Castelló, la provincia tradicionalmente con menos apoyo a esta opción de izquierdas, se tuvieron que conformar con un 3,1%. Exactamente 9.558 votos, 300 más que en las autonómicas.

El cabeza de lista por Valencia, Ricardo Sixto, calificó los resultados como «malos» y anunció la necesidad de abrir un debate «a fondo» sobre el futuro del partido. El hasta ahora diputado anunció anoche que hoy mismo la ejecutiva convocará una reunión del consell nacional, el máximo órgano entre congresos, para el próximo 9 de enero. Con vistas a que antes de las próximas Fallas se pueda celebrar una asamblea del partido en la que se afronte la estrategia. Y posiblemente elegir nueva dirección política. Para el candidato, estas elecciones «cierran el ciclo electoral que abrieron las europeas». Pese al resultado, Sixto señaló que las elecciones han sido «históricas» puesto que han dado lugar a un «parlamento plural» en el que al candidato del PP, Mariano Rajoy, «le costará mucho salir elegido presidente», comentó en declaraciones recogidas por Europa Press.

«Volvemos a quedar esta noche con un sabor amargo en la boca, pero quiero darle las gracias a toda la gente que ha trabajado en esta campaña y a todos nuestros electores por su confianza», obsequió el candidato a sus seguidores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook