25 de septiembre de 2015
25.09.2015

La oposición critica la «incapacidad» de Ros, las fotos de Sagredo y la «tristeza» de Bielsa

El PP de Torrent hace balance de la gestión del PSPV criticando el «abandono de parques y cierre de servicios»

24.09.2015 | 23:34

Se acaban de cumplir los primeros cien días de gobierno del mandato 2015-2019. Este solía ser un periodo de gracía que dejaba la oposición para que los nuevos gobernante se instalasen, mostraran hechuras y marcasen directrices sin demasiados agobios. Pero en estos tiempos la tregua «no oficial» es más simbólica que otra cosa, ya que siempre surgen excusas para ejercer la labor fiscalizadora casi desde el primer día. Así pues, el cumplimiento de los cien días es, sobre todo, una fecha útil para hacer un primer balance de la gestión realizada hasta el momento.

Tras las elecciones del 24M „y salvo siete excepciones donde los munícipes cuentan con una cómoda mayoría„ los ayuntamientos de la comarca se dividen en dos tipos. Por una parte, los que tienen gobiernos multicolores formados por varios partidos unidos por pactos y que, al menos de momento, se llevan bien. Y por la otra, los gobiernos de minoría, monocromáticos, surgidos del fracaso de las negociaciones y cuyo tono se debilita ante la variedad de colores que presenta la oposición. Es el caso, por ejemplo, del ejecutivo socialista de Alaquàs, que tuvo que aceptar los sueldos y representantes de organismos públicos que le impuso la oposición formada por PP, Compromís, EU y Canviem. Podría hablarse incluso de un tercer tipo, que es el Ayuntamiento de Moncada, al frente del cual está un tripartito PSPV-EU-Guanyem que, pese a todo, gobierna en minoría ante una oposición que ya ha tumbado con sus votos varias de sus iniciativas. De entre los alcaldes de los cinco municipios más poblados sólo uno (el de Mislata) ha gobernado en estos cien días con la comodidad que le da una amplia mayoría absoluta. Los otros cuatro apenas han podido disfrutar de esta simbólica paz de los cien días.

Conflicto en el polideportivo, el aparcamiento y el mercado

En Torrent, el retorno de Jesús Ros a la alcaldía necesitó el apoyo de Compromís y Guanyant, al no tener la mayoría absoluta y ser la fuerza más votada el PP. El veterano alcalde socialista ha visto cómo la oposición le imponía los representantes en algunos organismos. Respecto a la gestión, los 100 días han sido de diagnóstico de la situación, ya que el gobierno local ha de afrontar cuatro grandes problemas: el conflicto con la gestora del polideportivo Parc Central, en el que ha de estudiar si rescinde finalmente el contrato; el funcionamiento del aparcamiento Juan Carlos I, que el consistorio ha tenido que recuperar al ganar la contrata una sentencia; la gestión del nuevo mercado que construyó el PP, con un gasto de mantenimiento de 250.000 euros anuales y una recaudación de 23.000, y la aparición de facturas por más de 420.000 euros de ejercicios anteriores que han sido presentadas ahora por las empresas. En este primer tramo, Torrent, como el resto, ha tenido que preparar los proyectos para el plan de la diputación.

Para el portavoz socialista Andrés Campos, se ha puesto de manifiesto «la pésima gestión del PP tanto económica como en muchas áreas», que ha dificultado el desarrollo de proyectos, aunque se han realizado «en muy poco tiempo diversas acciones en casi todas las áreas». Entre ellas cita l'Escola d'Estiu, la adecuación de una veintena de ciclocalles, la continuación del plan del Xenillet, o la sustitución de las ayudas para viudas por prestaciones para familias monoparentales. «La junta de portavoces se ha reunido más veces en 100 días que en todo el tiempo que Amparo Folgado ha sido alcaldesa».

No a la zona franca y tal vez sí a Puerto Mediterráneo

Al igual que Ros en Torrent, el socialista Juan Antonio Sagredo empezó a negociar con los partidos de izquierdas „Compromís, EUPV y Paterna Sí Puede„ para formar un gobierno de coalición en la capital de l'Horta Nord. Pero no aceptó las condiciones de los otros partidos, sobre todo en lo que respecta a renunciar al proyecto del centro comercial Puerto Mediterráneo. Desde entonces el PSOE manda con 6 concejales en un pleno de 25 y las relaciones con los que parecían ser sus aliados naturales son poco afables. En cambio, ha encontrado en el PP y C's los apoyos puntuales para pactar salarios, retribuciones y asesores. Entre las decisiones más importantes que ha tomado Sagredo figura la renuncia al proyecto de la zona franca por ser «inviable», y someter el plan de Puerto Mediterráneo a una consulta popular, pero sin dejar de defender las ventajas de su implantación.

Uno de los mayores conflictos lo ha tenido Sagredo en la empresa municipal Gespa. En julio el PSPV logró en el pleno el apoyo de PP y C's para ser nombrado también presidente de la firma pública. Pero en el consejo de administración de septiembre los populares votaron con los partidos de izquierdas contra este nombramiento. Tras amenazar con el cierre de Gespa, Sagredo convocó una nueva junta para ratificar su presidencia basándose en la prevalencia de la decisión del pleno sobre la del consejo.

En este tiempo, Paterna también ha encabezado a los municipios del Parque Fluvial que exigen más inversiones del Gobierno, ha defendido la mejora de accesos a Fuente del Jarro y ha aprobado la apertura de los comedores sociales todo el año. «Estamos modernizando un ayuntamiento medieval, mejorando colegios y calles y poniendo a las personas, la transparencia y la participación por delante de otros intereses», subrayó ayer Sagredo

Vuelve a hablarse con Valencia

Frente a las dificultades a las que se enfrentan los gobiernos en minoría de Ros y Sagredo, el alcalde de Mislata Carlos Fernández Bielsa puede mirar tranquilo hacia su salón de plenos. No se ha encontrado ninguna sorpresa ni ha tenido que negociar ninguna medida. Así pues, y tal como él mismo reconocía ayer, la labor del nuevo ejecutivo socialista está siendo la de «continuar» con la gestión iniciada en el anterior mandato. «Nuestra prioridad siguen siendo las personas, y por eso hemos aumentado en 300.000 euros la inversión en ayudas sociales respecto al pasado año», aseguró Bielsa. Así pues, pocas coas han cambiado en estos días en Mislata, pero sí lo han hecho alrededor, sobre todo en Valencia, donde la llegada de Ribó a la alcaldía parece haber normalizado la relación entre dos municipios que en los cuatro años anteriores parecían condenados a no entenderse. En la reunión que mantuvieron en julio, Bielsa le pidió a Ribó la vuelta de la línea 7 de la EMT a Mislata y éste le contestó que estaba dispuesto pero que no iba a salirle gratis total. El regidor socialista „que acaba de ser elegido presidente de la Mancomunitat de l'Horta Sud„ espera una propuesta en las próximas semanas.

Mandato en minoría y sin la empresa municipal

Como sus compañeros de Torrent y Paterna, también el alcalde socialista de Burjassot, Rafa García, ha tenido que convivir durante estos primeros cien días de mandato con una oposición que le supera en número. El pacto de gobierno que durante la anterior legislatura mantuvieron PSOE, Compromís y EUPV no se reeditó en junio y García se ha visto condicionado en asuntos como el de la empresa municipal Cemef. Allí, cuatro de los cinco grupos en la oposición „PP, Compromis, EU y Totes„ acordaron darle la presidencia del consejo de administración al edil valencianista Roc Senent, apartando así de la gestión a los socialistas.

En cambio, parece que García ha encontrado más compresión con Compromís en Valencia, al menos en lo que respecta a la propiedad del monumento de los Silos. Joan Ribó no dijo que sí pero al menos se mostró dispuesto a negociar este asunto patrimonial. «Estos primeros meses han sentado las bases que marcarán la legislatura: continua mejora del municipio, apuesta por la generación de empleo y priorizar la atención social de nuestros vecinos», resumió García.

Trabajo con los técnicos

La mayor parte del trabajo del gobierno socialista de Aldaia en minoría se ha centrado en elaborar con los técnicos las grandes actuaciones que en materia social se van a desarrollar, entre otras, la batalla contra los desahucios o la acogida de refugiados, para lo que ya existe un acuerdo con Cruz Roja y Cáritas. En materia cultural, ha comenzado a funcionar el Consell de la Música, que esta misma semana adoptó las primeras decisiones, además de anunciarse la reapertura del TAMA con programación estable. En sus primeros días, el alcalde Guillermo Luján anunció un referéndum sobre los «bous al carrer» para el año próximo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine