03 de enero de 2018
03.01.2018

Arrestado con más de un kilo de cocaína tras llamar desde un hotel de Alfafar al creer que iban a robarle

«Sacarme de aquí, quieren entrar por la ventana», aseguró el cliente, muy alterado, quien al parecer sufrió «alucinaciones» por la droga

03.01.2018 | 09:57
Paquete de cocaína que la policía halló en su vehículo.

Un cliente de un hotel de Alfafar acabó detenido por un delito de tráfico de drogas tras ser él mismo quien alertó al teléfono de emergencias 112, completamente alterado, asegurando que alguien quería colarse por la ventana de su habitación. Al parecer, esta persona, de 38 años y nacionalidad española, sufrió alucinaciones tras haber tomado algún tipo de sustancia y creyó que iban a robarle, hecho que se descartó inmediatamente. De hecho, agentes de la Policía Local de Alfafar hallaron posteriormente, oculto en el maletero de su vehículo, un paquete con más de un kilo de cocaína.

El presunto traficante escondió la droga al saber que la policía, que él mismo había alertado con el supuesto intento de robo, se dirigía al lugar. No obstante, tras comprobar su estado, con taquicardias y visiblemente nervioso, los agentes le instaron a que les llevara hasta su vehículo. El coche, modelo Seat León, tenía manipulado el salpicadero, por lo que los agentes de la Policía Local de Alfafar sospecharon que podía ocultar droga en el interior, y así fue. La cocaína, con 1.200 gramos de peso, fue intervenida y la Guardia Civil se hizo cargo del detenido, acusado de un delito contra la salud pública.

La detención se produjo a principios de diciembre, pero este periódico no ha podido informar de lo ocurrido hasta ahora para no entorpecer la investigación.

El teléfono de emergencias 112 recibió una llamada procedente de un hotel de Alfafar, próximo a la zona comercial, en el que un cliente aseguraba que querían atracarle. «¡Sacarme de aquí, quieren entrar por la ventana!», manifestó fuera de sí.

Rápidamente se trasladaron al lugar agentes de la Policía Local de Alfafar, quienes nada más llegar comprobaron que nadie había intentando entrar en la habitación y que se trataba de un servicio humanitario de un cliente del hotel con una supuesta crisis de ansiedad.

Los policías se percataron que en la habitación había restos de polvo blanco y que el hombre, de 38 años, tenía las pupilas dilatadas, sospechando que podría estar bajo los efectos de las drogas. En el posterior registro de su vehículo los agentes encontraron el paquete con 1.200 gramos de cocaína. Parece que alguien ya lo había abierto antes de tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine