25 de mayo de 2016
25.05.2016

Levantar la mirada

25.05.2016 | 04:15

A pesar de las actuales dificultades, en la zona euro está la solución. Las sociedades europeas de nuestro entorno se mueven entre las opciones del centroderecha y del centroizquierda. Durante estos años, debido a la crisis y a las debilidades de la estructura del euro, han aumentado los recelos frente a la inmigración a la vez que se ha incrementado la desconfianza en las instituciones democráticas. Así han crecido los apoyos electorales a las opciones de extrema derecha xenófoba y a los nuevos populismos de izquierda que pretenden hacer tabla rasa del pasado, volviendo a las viejas pesadillas de utopías simplificadoras que nada tienen que ver con nuestras sociedades complejas. El marco europeo es la única referencia de futuro válida para la Comunitat Valenciana y España.

Creemos firmemente que solo más Europa y su mayor unidad económica y social nos permitirán abandonar los viejos estereotipos de la falsa división entre norte y sur y, desde ahí, entre todos, mejorar las instituciones europeas que deben abandonar tics burocráticos y abrir mayores cauces de participacion de sus ciudadanos en el nuevo impulso que necesita la Unión Europea.

La política no puede ser devaluada. España ha venido disfrutando de libertad y prosperidad en el marco de la democracia basada en la Constitución de 1978, fruto de la transición. La búsqueda del acuerdo y la apuesta por la convivencia han sido pilares que han hecho posible esa realidad. No conducen a ningún puerto los discursos que pretendan derribar unilateralmente ese edificio. Hay que reformar y regenerar aquello que haya caducado o derivado. Actualizar y adaptar a las circunstancias y desajustes presentes lo que exijan los desafíos de nuestro tiempo. El discurso del hoy sólo puede ser regeneracionista, no negativo ni destructivo. Es necesario recuperar las fuertes convicciones, los discursos positivos y de esperanza en el futuro que eviten fracturas generacionales. Una política regeneradora desde la convicción y las ideas con hojas de ruta claras y viables que se compartan con los ciudadanos. Las ideas de la política del centroderecha que España necesita para mejor articular la unidad del Estado y abordar reformas institucionales con la mirada puesta en la regeneración política.

Avanzar hacia la Europa que queremos, una sociedad que, a la par que el crecimento económico, consolide las bases de su Estado de bienestar. No son los laberintos ideológicos, ni enarbolar viejas banderas, la solución para resolver los actuales problemas de una sociedad cada vez más abierta y compleja. Los esfuerzos por la unidad económica y bancaria europea deben perseguir acabar con los paraisos fiscales y desde una fiscalidad justa avanzar hacia la creación de empleo.

Vivimos entre competencias compartidas: municipios, autonomías, España y la Unión Europea. Competencias compartidas que hacen necesaria una política múltiple, pero coordinada con unas convicciones sólidas que sólo desde su ajuste a la realidad hagan posible la reforma de las instituciones.

En España, después de haber superado las peores dificultades macroeconómicas, la política fundamental es la creación de empleo para reducir drásticamente una cifra de parados que supera el 20 % y el 44 % del paro juvenil. Las grandes magnitudes económicas indican que hemos superado lo peor. La tarea de la próxima legislatura „que se pondrá en marcha después de las próximas elecciones del 26 de junio„ es devolver al conjunto de los ciudadanos la confianza en las instituciones democráticas por medio de una activa creación de empleo y la consolidación del Estado del bienestar con un impulso inversor en infraestructuras, educación, sanidad y servicios sociales. Un esfuerzo por reducir las desigualdades e impulsar la igualdad de oportunidades desde la estabilidad política y poner en marcha así las necesarias reformas institucionales, entre ellas agilizar los mecanismos parlamentarios y acordar una nueva ley de partidos políticos que combata eficazmente la corrupción.

La confianza en las instituciones se recuperará si los partidos democráticos son capaces, más allá de sus diferencias, de llegar a acuerdos sólidos para crear empleo, dinamizar la vida política, incrementar la transparencia y mejorar la división de poderes con mayores medios para el ejercicio de los profesionales de la justicia.

Para la Comunitat Valenciana es muy importante el acuerdo en torno al modelo de financianción entre la Administración central y las autonomías. Un nuevo modelo que tenga en cuenta la población real y sus necesidades desde la igualdad de todos los españoles corrigiendo el desequilibrio que nos ha perjudicado. Para lograr entre todos una financiación justa se requiere levantar la mirada, ir más allá de estériles disputas sobre localismos identitarios y poner la ComunitatValenciana en marcha desde un amplio acuerdo en las Corts. El valencianismo moderno debe constituir un vector transversal de los partidos democráticos.

Garantizar el desarrollo de nuestra identidad y su futuro exigen un ejercicio activo del pensamiento político y una sociedad abierta. No es tiempo de levantar murallas, sino el momento de preparar a la sociedad valenciana para las mutaciones y cambios de una sociedad abierta y plural, una sociedad de identidades múltiples que nos permite a la vez ser y sentirnos valencianos, españoles y europeos.

Creación de empleo y financiación justa. Legitimar la esfera pública requiere el esfuerzo de todos. Vamos a trabajar con entusiasmo al servicio de los ciudadanos para volver a poner a la Comunitat Valenciana en marcha. Nuestra comunidad es una realidad viva, con esperanza en su futuro. Una sociedad en movimiento, en marcha, que debe acordar entre todos las reglas de juego de la partida del futuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine