Parados del barrio para arreglar la Ceramo

Los vecinos piden que se tenga en cuenta la tasa de paro de Benicalap para rehabilitar la fábrica cerámica

16.11.2013 | 01:09

La Asociación de Vecinos de Benicalap exigió ayer al Ayuntamiento de Valencia que rehabilite la fábrica cerámica Ceramo, en la avenida de Burjassot, y que lo haga empleando a los parados del barrio. El presidente de la entidad, Josep Bellver, pidió al consistorio que instale en la Ceramo el que llamaron «Espai Cultural la Ceramo», con lugar de formación a través de una Escuela Municipal de Cerámica donde se impartan talleres, conferencias y cursos coordinados por las universidades valencianas. Todo ello ocurrió en un acto junto al concejal socialista Vicent Sarrià, que reclamó al ayuntamiento «que deje de dar excusas» y que se ponga a trabajar «para adquirir, rehabilitar y dotar de usos y contenidos a la Ceramo, un importante patrimonio de todos los valencianos que está destinado a equipamiento público en el Plan General y permanece cerrado desde 1992, y que se encuentra abandonado en un lamentable estado».
Sarrià recordó que el Jurado Provincial de Expropiaciones dictaminó en abril que el consistorio tiene que pagar 2,1 millones de euros para hacerse cargo de la fábrica y permutar la edificabilidad de la fábrica para que sea declarada Bien de Relevancia Local y suelo dotacional.
Durante el acto, varios vecinos de la fábrica interpelaron al concejal e insistieron en la necesidad de arreglar el complejo y alertaron del riesgo de derrumbe en caso de fuertes lluvias.
Moción de EUPV
El portavoz del grupo municipal de Esquerra Unida en el Ayuntamiento de Valencia, Amadeu Sanchis, ha presentado una moción a la Comisión de Urbanismo del próximo lunes en la que pide que se negocie «de forma inmediata» con los propietarios la adquisición del edificio de La Ceramo «en su totalidad, sin ningún tipo de edificabilidad residencial o terciaria», así como que el consistorio realice «de forma subsidiaria y urgente» las obras de reparación necesarias en el edificio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook