Spainweek

Una falla valenciana sorprende a los habitantes de Shanghái

El artista Pedro Santaeulalia levanta un monumento con motivo de una feria en la ciudad china

28.05.2014 | 03:56
Una falla valenciana sorprende a los habitantes de Shanghái

Con el fondo de las grandes torres de la ciudad de Shangái, Pedro Santaeulalia levantó ayer prácticamente «al tombe» un monumento fallero en la ciudad más poblada de la República Popular China. Si hace veinte años los japoneses vieron una reproducción a escala de la «Carmen» plantada en la plaza del ayuntamiento, los chinos ahora pueden ver una demostración más modesta del arte efímero, pero con el sello del artista más galardonado de la actualidad.

La falla forma parte de la Spainweek, una semana de promoción tanto del turismo como de cualquier tipo de empresas de la marca España „inmobiliarios, textin, agroalimentario, etcétera„. La Spainweek se ha levantado en el malecón del puerto de la urbe china, el llamado Bund, que es una de las zonas más turísticas de la ciudad.

Además de los expositores, las atracciones tienen como elemento permanente la falla, pero la Comunitat Valenciana también estará representada en la recreación popular de la fiesta de la Tomatina, que se hará invitando a los propios ciudadanos a realizar «tomatinas parciales», con las que experimentar las sensaciones que se viven en Buñol. El intercambio cultural y la posibilidad de hacer negocio son las dos vertientes con las que se ha organizado, en un amplio recinto, la feria española.

Se presentó en plenas fallas
El proyecto fallero se estuvo realizando prácticamente a la par que la falla de Convento Jerusalén del pasado mes de marzo y, de hecho, en plena semana de fallas se presentaron algunas de sus piezas principales (el Quijote del remate y figuras de Fernando Alonso, Iker Castillas y Penélope Cruz, entre otros, junto con un cocinero promocionando la paella y el aceite de oliva y las corridas de toros) en un acto celebrado en Maestro Gozalbo-Conde Altea. Se trata, como es fácil imaginar, de una falla «blanca», propagandística y no crítica, para hacer una cumplida propaganda de algunos de los aspectos turísticos españoles en general. Se trata, en cualquier caso, de una muestra pequeña „la falla tiene siete metros de altura„, pero con el objetivo de llamar la atención por inusual.

Viaje en barco
Las piezas partieron hace unas semanas por barco y no está previsto que se queme „tal como ha sucedido en otros países donde se ha plantado fallas„ no se le prenderá fuego, sino qu se regalará a las autoridades, que serán las que luego tengan que buscarle alguna utilidad mientras no se deteriore.

La plantà se realizó prácticamente de la misma forma que una falla de barrio: las piezas llegaron desde el puerto dentro de un camion. Una vez llegados a la demarcación, las piezas se desembalaron. El remate, un Quijote sentado, fue levantado sin grúa „no hacía falta„ y luego se arrimaron las escenas. Una «plantà» extraordinariamente sencilla, por otra parte. Ahora, el monumento quedará a la vista de todos los ciudadanos chinos y turistas.