24 de abril de 2015
24.04.2015

Cerca de 60.000 euros por hoteles de los escoltas en las vacaciones

Las facturas desvelan gastos en hoteles de 28.982 euros en Benicàssim y 30.942 euros en Xàbia en Pascua y verano

24.04.2015 | 09:20

Las vacaciones de la alcaldesa Rita Barberá, que siempre viaja con escolta, han supuesto un gasto de cerca de 60.000 euros, según muestran las facturas registradas en la web «Ritaleaks» „contabilizadas desde junio de 2011 a septiembre de 2014„ solo en los desplazamientos realizados durante los meses de verano y abril a Benicàssim y Xàbia. De hecho, el segundo recibo más cuantioso „después de 14.787 euros por «gastos de representación» facturados en abril de 2011„ corresponden al pago de 9.225 euros por «veinte noches» en un hotel de Xàbia para alojar a los escoltas de la alcaldesa en agosto de 2011. Además, Rita Barberá también ha viajado con frecuencia a Benicàssim donde se ha alojado en hoteles de lujo y en un conocido establecimiento de termas marinas con pagos que oscilan entre los 400 y 500 euros por estancias de una sola noche, que superan los 1.000 euros conforme incluyen más días.

Sin embargo, más allá de lo «escandaloso» de los gastos que registran algunas facturas de la propia alcaldesa „como billetes a Madrid por 781 euros; 680 euros por el alquiler de un coche también en Madrid; billetes a Bruselas de 1.078 euros para seis personas para asistir a la entrega de la «Bandera València Ciutat Europea de l´Esport» cuando dos días antes otras seis personas más del ayuntamiento viajaron por el mismo motivo y al mismo lugar por 372 euros; o billetes de avión a Milán por 1.881 euros„ desde Compromís criticaron ayer los gastos «que nada tienen que ver con el ayuntamiento» y «mucho o todo con actos del PP».

Para estar junto a Fabra y Rajoy
Ejemplo de ello son las facturas presentadas por un viaje que la alcaldesa hizo a Madrid para asistir a una «charla» del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, el 24 de noviembre de 2011. El viaje costó 871 euros entre el billete de tren, el hotel con «todo incluido» y el alquiler de un coche durante cuatro horas. Dos días después se pagó un billete de tren a Antequera para que un «acompañante» estuviera con Rita Barberá en un acto del PP. La misma situación se repitió un mes después, para «acompañar» a la alcaldesa a un acto de campaña de Mariano Rajoy. Para asistir a la investidura de Mariano Rajoy, el ayuntamiento pagó 300 euros por una noche de hotel, a los que hay que sumar 243 euros en billetes de tren en el AVE, entre otros.

También destacan facturas por valor de 25.225 euros por regalar «naranjas valencianas» en Navidad durante los años 2011 a 2014, y un encargo de 5.952 euros por suministros de «manquetería» como quesos, mejillones, vino y ron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

Varios de los jóvenes que trabajarán en la Devesa.
El ayuntamiento contrata a 55 jóvenes para cuidar la Devesa

El ayuntamiento contrata a 55 jóvenes para cuidar la Devesa

Habrá equipos para limpieza, mantenimiento de l'Albufera, prevención de incendios y reproducción...

Y llegó el bikini

Y llegó el bikini

hoy no extraña a nadie, en las playas y piscinas, ver las prendas que se utilizan como vestimenta...

EUPV critica la suciedad en los solares de Benicalap

EUPV critica la suciedad en los solares de Benicalap

Rosa Albert exige «que se intervenga en la limpieza de los barrios periféricos» y destaca que en...

El PP pide más poda en el Saler y Campillo recuerda que ya hay un plan especial

El concejal de Devesa-Albufera explica que los trabajos especiales de verano siguen hasta final de...

"Eixiren a nos tots los sarrains e les sarraines ab gran alegría"

"Eixiren a nos tots los sarrains e les sarraines ab gran alegría"

Paterna se asienta sobre un cerro coronado por su esplendorosa y grácil Torre. Sus moradores se...

José Benavent: "A València aún le queda recorrido turístico, pero estamos llegando al límite"

José Benavent: "A València aún le queda recorrido turístico, pero estamos llegando al límite"

«Queremos que vengan más turistas, pero turistas que gasten más y no saturen el espacio público»