07 de agosto de 2015
07.08.2015
Tráfico

Sólo un 3% de los vehículos controlados por el rádar en la ciudad supera los límites

La campaña de prevención logra que los conductores respeten la velocidad recomendada en las principales vías de la ciudad - El rádar cambia dos o tres veces de ubicación al día, aunque la Policía Local avisa de su emplazamiento en las redes sociales

07.08.2015 | 04:15
Sólo un 3% de los vehículos controlados por el rádar en la ciudad supera los límites

Sólo el tres por ciento de los conductores ha superado el límite de velocidad permitido en los controles con rádar móvil que viene realizado diariamente la Policía Local de Valencia en las principales vías de la ciudad. La novedosa campaña municipal de prevención, en la que se avisa a los usuarios de dónde estará ubicado cada día el control, ha conseguido que se reduzca la velocidad en zonas donde normalmente los vehículos circulan por encima de los límites. Tanto es así que ninguno de los sancionados había sobrepasado los 90 km/h, un indicativo que, según fuentes de la Policía Local, demuestra que ha aumentado el nivel de concienciación de automovilistas y motoristas.

Los datos son, cuanto menos, esperanzadores. Según datos facilitados por la Policía Local de Valencia, de los 9.607 vehículos controlados en la ciudad entre el 20 y el 26 de julio, tan solo se multó a 286 conductores. Eso significa que solo un 2,98% son sancionados. La tendencia se ha estabilizado en torno al 3%. Por ejemplo, el pasado 4 de agosto se controlaron un total de 941 vehículos, de ellos tan solo 28 fueron «cazados» por el radar móvil.

Fuentes de la Policía Local explican que este porcentaje de sancionados podría aumentar ligeramente durante la primera semana de septiembre, ya que los agentes han observado que tras las vacaciones los conductores suelen prestar menos atención a los límites de velocidad, aunque confían en que la campaña de prevención siga dejando los mismos buenos datos.

El éxito de la campaña es sencillo y hasta cierto punto obvio. Cada día se informa a los conductores a través de las redes sociales dónde se va a ubicar el rádar. Suele operar en las dos rondas de la ciudad, además de las vías de acceso a la urbe y las grandes vías. No hay secretos, porque además la Policía Local solo dispone de un rádar móvil cedido por la Dirección General de Tráfico. Al cabo de la jornada, suele moverse dos o tres veces y en cada punto está de media tres horas.

«Este equipo de gobierno lo que persigue es reducir al mínimo la siniestralidad y creo que está funcionando muy bien. Reduciendo la velocidad como se está consiguiendo, también se reducen los accidentes y avisando a los conductores se demuestra que nuestro afán no es recaudatorio, sino simplemente queremos informar y prevenir accidentes», explicó la concejala de Seguridad Ciudadana Sandra Gómez.

La campaña de prevención ha llegado para quedarse, según Gómez: «Si se ha demostrado algo es que las campañas esporádicas no solucionan el problema, así que esta medida va a seguir aplicándose día a día».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook