23 de septiembre de 2015
23.09.2015

Puig a los comerciantes: «Que nadie tenga miedo a la peatonalización»

El alcalde Joan Ribó asegura que su idea es que el coche se convierta en el cuarto medio de transporte en la ciudad

23.09.2015 | 04:15

­La Generalitat Valenciana se sumó ayer por primera vez al Día Europeo Sin Coche, y para reivindicar el uso de transporte público, tanto el president de la Generalitat, Ximo Puig, como el alcalde de Valencia, Joan Ribó, recorrieron parte del cap i casal primero con tranvía „desde el Pont de Fusta a Benimaclet„ y más tarde con metro „Colón„, armando un importante revuelo en los dos convoyes a los que subieron.
Ximo Puig valoró de manera positiva la histórica jornada en la que quiso lanzó «un llamamiento» al sector del comercio ante los planes de peatonalización que maneja el Ayuntamiento de Valencia para el centro histórico. «No se compra nunca en coche. Que nadie tenga miedo a la peatonalización. Quiero destacar el esfuerzo del ayuntamiento en comenzar a peatonalizar. Las grandes ciudades europeas están peatonalizadas y eso al final es bueno para el comercio, para la ciudad y sobre todo para los ciudadanos».

Puig reclamó la «recuperación de la ciudad para los ciudadanos» y mostró su esperanza de que esto sea «un primer paso» hacia una sociedad «más viva y más saludable» porque el coche «es un instrumento, no un fin en sí mismo».

Esfuerzo para no coger coche
Por su parte, Joan Ribó celebró que la plaza del Ayuntamiento de Valencia se liberara ayer de los coches y destacó que «se puede vivir sin utilizar el coche más que cuando es necesario», usando la red de transporte público, andando o en bici. «Evidentemente el coche se ha de usar cuando es necesario, pero otras muchas no lo es y debemos resaltar eso. La ciudad será mucho mejor y más agradable si hacemos el esfuerzo de usar el coche particular sólo cuando sea necesario».

«La idea que queremos transmitir a la ciudadanía es que la primera manera de desplazarse significa ir caminando o paseando; la después ir en bicicleta y después el transporte público. Y en cuarto lugar, y no al revés como se hacía hasta ahora, utilizar el coche cuando sea necesario. Esta idea hará de Valencia una ciudad más atractiva, más amable y mucho menos contaminada».

Agencia metropolitana en marzo
Ribó indicó también respecto a la Empresa Municipal de Transportes (EMT) que es fundamental «tener el contrato programa» para conseguir recursos y plantear mejoras en la red como las incluidas en el Plan de Movilidad Urbana, que plantea entre otras cuestiones las líneas exprés, o la idea del gobierno local de ofrecer bonos gratuitos a personas sin trabajo ni recursos.

Pero Ribó advirtió de que hay «una espada de Damocles» porque el ayuntamiento pasa a la empresa 55 millones al año y «más no podemos» con los presupuestos que hay y «un señor Montoro que nos dice de una manera contundente que el déficit debe ser cero». «Si se hace la Agencia de Movilidad Metropolitana, condición imprescindible para trabajar el Contrato Programa y lo planteamos podremos acceder a más recursos» y agregó que si esta agencia no se constituye antes de marzo o abril, se «perderá» también el presupuesto de 2017.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook