05 de noviembre de 2015
05.11.2015
Impuesto

El PP propone bajar un 3% el IBI mientras Ribó apuesta por subirlo a quienes más tienen

Los populares creen que esta medida es posible gracias a la mejora de la economía y el alcalde prefiere cobrar más a a las personas y las empresas pudientes para ayudar a quienes no tienen casa

05.11.2015 | 03:05
El PP propone bajar un 3% el IBI mientras Ribó apuesta por subirlo a quienes más tienen

El Partido Popular y el nuevo equipo de gobierno volvieron a expresar ayer sus profundas diferencias en materia presupuestaria y, sobre todo, en materia impositiva. Mientras los primeros proponían una rebaja general del 3% en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y del 20% en las pedanías, el tripartido reiteraba su intención de subir impuestos a los que más tienen para ayudar a los que ni siquiera pagan IBI porque no tienen casa.

La discusión se produce en vísperas de la presentación de los presupuestos municipales para el año 2016 y, por primera vez, el PP hizo su propuesta antes de conocer la que hará el equipo de Gobierno. Según explicó su portavoz, Alfonso Novo, junto con el concejal Eusebio Monzó, ellos tienen la experiencia de años anteriores, conocen la evolución de la economía y además han hablado con los vecinos para conocer sus prioridades, así pues, están en condiciones de dar a conocer anticipadamente a los valencianos cuál sería su política en esta cuestión.

La primera medida sería rebajar el IBI, el principal impuesto de la ciudad, en concreto un 3% con carácter general y un 20% en las pedanías. Así mismo, incrementaría el gasto en políticas sociales y de recuperación económica, y se continuaría la inversión en equipamientos de barrio.

Para todo ello, tirarían de los 50 millones extras que el ayuntamiento tendrá este año para gastar: 25 del aumento de la aportación del Estado y otros 25 de la refinanciación de la deuda, beneficios que, según recordó el PP, obedecen a la política previa de los populares.

Política redistributiva
Estas medidas, al menos las referidas a los impuestos, no son, sin embargo, compartidas por el alcalde, Joan Ribó, quien entiende que la política fiscal siempre tiene «una voluntad redistributiva». «Hay mucha gente „dijo„ que no paga IBI en esta ciudad porque no tiene ninguna propiedad. Estamos hablando de ciudadanos que muchas veces no tienen vivienda y en algunos casos ni siquiera un lugar donde ir a dormir. Si bajamos los impuestos a los que más tienen, a todas estas personas no las podemos ayudar», explicó.

Ribo argumentó, además, que la política del PP es bajar siempre los impuestos, «pero al final siempre acaba en que se bajan más a los que son más ricos». «Nosotros queremos una sociedad avanzada, como la de los países nórdicos, donde la imposición a los más ricos es elevada, mucho más elevada que la valenciana, y donde las personas con falta de recursos tienen una serie de posibilidades que aquí no tienen», aseguró.

El alcalde puso como ejemplo las ayudas a la vivienda y la falta de recursos. «Si las posibilidades de aumento que tenemos las gastamos en disminuir los impuestos a los que más tienen, automáticamente nos quedamos sin ellos».

Cuentas difíciles de cuadrar
Sobre las cuentas municipales, que según Ribó, están costando cuadrar, sólo se refirió a las expropiaciones para constatar que es un asunto complicado que sólo se resolverá cuando se revise el Plan General y se acote la ciudad para construir todo lo que hay dentro sin necesidad de avanzar hacia afuera, además de recordar la necesidad de cumplir la legislación. La voluntad del nuevo ejecutivo municipal, recordó, «no es ocupar más territorio y más huerta» sino crecer «dentro de la ciudad» porque «hay una gran cantidad de superficie donde se puede construir». En ese contexto adelantó la posibilidad de elaborar planes de actuación para los barrios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas