13 de junio de 2016
13.06.2016
ÚLTIMA HORA
Prisión para los tres jugadores de la Arandina acusados de una agresión sexual a una menor

La Ruta de la Seda quiere ser un vehículo para la paz

La Unesco premia la labor del Colegio del Arte Mayor de la Seda, que abre su museo esta semana

13.06.2016 | 04:15
La Ruta de la Seda quiere ser un vehículo para la paz

La Lonja de Valencia acogió ayer la clausura del Segundo Encuentro Mundial de la plataforma internacional de la Ruta de la Seda de la Unesco tras varias jornadas en las que los países que la componen han abordado el presente y sobre todo el futuro de esta «alianza» cultural, que abogó ayer por fomentar «el diálogo» y «continuar transitando los caminos que conducen a la mutua comprensión y a la paz».

Si el año pasado fue la ciudad china de Xian el centro de la cultura de la seda, estos días lo ha sido Valencia, cuyas instituciones están trabajando por revalorizar la antigua relación entre el pueblo valenciano y la cultura de la seda. De hecho, en pocos días, el 18 de junio, Valencia contará con el único museo de la seda en España, situado en el Colegio del Arte Mayor de la Seda, en un barrio, el de Velluters que le debe su historia al gremio sedero.

En el acto estuvieron presentes el flamante presidente de la Plataforma Internacional Ruta de la Seda, el valenciano Jose María Chiquillo, así como el vicealcalde de Valencia y responsable del área de Turismo, Joan Calabuig; el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, además del president de la Generalitat, Ximo Puig, y el de las Corts, Enric Morera. Entre los asistentes, representantes de los diferentes países que integran la Ruta y miembros de la Unesco entre otros.

Intercambio cultural y económico
Las conclusiones de la XII Multaqa se centraron en destacar la importancia de la Ruta como vehículo para fomentar el diálogo entre países y el intercambio cultural, si bien también se ensalzó su importancia como herramienta para el impulso del turismo y por tanto de la economía. De hecho, el vicealcalde Joan Calabuig recordó el inminente hermanamiento de Valencia con la ciudad china de Xian, destacando las inversiones económicas y el trasvase cultural que se está dando y se esperan sean aún mayor en un futuro entre Occidente y el gigante asiático.

El sonido del tambor inundó el interior de la Lonja para que los «Tornejants» de Algemesí mostraran a representantes de todo el mundo un pedacito de la cultura valenciana, que también estuvo representada por la fallera mayor, Alicia Moreno, para recordar que la tradición de la seda sigue muy viva en Valencia.

El presidente del Colegio del Arte Mayor de la Seda, Vicente Genovés, y el director de la Organización Mundial del Turismo, Taleb Rifai, recogieron los Premios Unesco Seda Valencia 2016, de manos del president de la Generalitat.

Genovés destacó que la entidad que preside «hace que Valencia brille en la Ruta de la Seda» y quiso compartir el reconocimiento con la fundación Hortensia Herrero, que ha sufragado la restauración del edificio y la creación del museo.

Ximo Puig quiso destacar su empeño por «seguir construyendo puentes entre todas las orillas, y caminos entre todas las cordilleras» de la Ruta. Además destacó la importancia del turismo «como vehículo para paz la recuperación económica», puesto que en su opinión «ayuda a romper tópicos y estereotipos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook