20 de julio de 2016
20.07.2016

El albergue de San Juan de Ribera cierra al rechazar la fiscalización municipal

Una veintena de personas que se alojaban en el centro, con capacidad para 70, han sido redirigidas a otros centros municipales, según Jaramillo

20.07.2016 | 04:15
El albergue de San Juan de Ribera cierra al rechazar la fiscalización municipal

El concejal de Cooperación al Desarrollo, Berto Jaramillo, anunció ayer a este periódico que los inmigrantes que acudían al albergue de San Juan de la Ribera, en la actualidad una veintena, serán reorientados a otros centros municipales tras finalizar el convenio de colaboración con esta entidad. Aunque el Ayuntamiento de Valencia negoció un nuevo acuerdo, los responsables de esta entidad que depende de la iglesia parroquial del mismo nombre, han renunciado a firmarlo porque implicaba una mayor fiscalización y justificación de los gastos, según el consistorio.

El convenio del albergue San Juan de la Ribera con el Ayuntamiento de Valencia superaba los 400.000 euros anuales, que se iban pagando de forma mensual a razón de 35.000 euros. El albergue ofrecía un máximo de 70 plazas para, fundamentalmente, la población inmigrante que llega a la ciudad y no tiene un lugar donde alojarse. Sin embargo, y según explica Berto Jaramillo, la media anual de acogidas estaba en las 45 personas, que llegaban derivadas del Centre d'Atenció d'Inmigrants.

El convenio finalizó el pasado 30 de junio, y tras reunirse con los responsables del albergue, finalmente éstos decidieron no vincularse a un nuevo acuerdo con el ayuntamiento. «Miramos las condiciones y parte del convenio iba destinado a la reforma de las instalaciones, que en verdad no estaban en las mejores condiciones. Sin embargo el problema fue que ellos tenían un convenio de 2012 que iban prorrogando, pero en 2013 entró en vigor una fiscalización para este tipo de acuerdos mucho más estricta y acorde con los nuevos tiempos. Tras finalizar el convenio, debían aceptar esta mayor fiscalización de sus cuentas y han estimado conveniente no hacerlo porque nos les permitía la flexibilidad que querían», explicaba el concejal de València en Comú.

«En todo caso», aclara Jaramillo, «nadie se queda desatendido ni en la calle». «La veintena de personas que estaban alojadas ahora se han reorientado a otros centros municipales en coordinación entre la concejalía de Bienestar Social y la nuestra. Además, el ayuntamiento ha aumentado sus plazas con el nuevo centro de baja exigencia de la calle Alta, y en breve adjudicaremos el contrato para tener 20 plazas en pisos semitutelados para estas personas. Los recursos se aumentan y en ningún caso han disminuido», asegura el regidor de Cooperación.

La parroquia no habla
Levante-EMV trató de recabar la opinión de los responsables del albergue de San Juan de la Ribera y de su parroquia, pero declinaron hacer cualquier tipo de declaración, según informó un portavoz a este periódico. Los trabajadores, sin embargo, no ocultaban ayer su preocupación por un cierre que hacía semanas ya temían.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook