31 de julio de 2016
31.07.2016

Mobilitat reparte cerca de 1.200 tarjetas que permiten circular con coche en la zona peatonal de Ciutat Vella

Autorizan el acceso con vehículo a residentes, aparcamientos, comerciantes, o familiares de ancianos

31.07.2016 | 04:15

Desde que se abriera el plazo para recoger las tarjetas peatonales de acceso al centro y el entorno de las Torres de Serranos, peatonalizado en mayo por el Govern de la Nau, se han impreso las 1.445 tarjetas solicitadas y se han recogido por parte de los solicitantes, alrededor de 1.200, según señalaron fuentes de la concejalía de Mobilitat Sostenible.

Tras vetar el tránsito rodado desde la plaza del Furs a la de Manises, así como las calles Salvador, Almodí o Almirall, se gestionó la creación de estas tarjetas que permiten el paso a los residentes, comerciantes o a personas ajenas al barrio contempladas en unas excepciones. Así, desde la concejalía indican que se han otorgado estas tarjetas gratuitas considerando los siguientes motivos: residencia, alquiler de una plaza de aparcamiento o cesión de la misma, por ser propietario de un inmueble (sin ser residente), por conciliación de la vida familiar (casos de personas en situación de dependencia, personas de tercera edad, etc...), por asistencia a personas mayores (debidamente justificado) o por ser comerciantes titulares de alguna actividad en la zona. Así, respecto a aquellas personas que están de paso en algún hostal o apartamento turístico, deberán justificar ante la Policía Local su acceso simplemente con la reserva.

Las tarjetas se han estado entregando en el Centro de Servicios Sociales de la calle Mesón de Morella hasta el 15 de julio, y a partir de ahora se facilitan en el Servicio de Movilidad Sostenible en la calle Amadeo de Saboya.

Asimismo, desde el ayuntamiento se han atendido y resuelto una media de 40 llamadas diarias, así como 20 atenciones en persona sobre esta novedad.

No autoriza a estacionar
Cabe recordar que la tarjeta permite circular por la zona peatonal, pero siempre respetando la preferencia de los peatones. La tarjeta, en ningún caso, permite estacionar en la calle. El tiempo máximo de parada es de cinco minutos, por lo que, en caso necesario, la hora y minutos de llegada se deben hacer constar en un papel junto a la tarjeta bien visible. El incumplimiento de las normas dará lugar a la sanción correspondiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook