28 de agosto de 2016
28.08.2016
Avinguda dels Tarongers

El conductor del tranvía podrá cambiar el semáforo en Benimaclet para agilizar su paso

Mobilitat quiere evitar el colapso de viajeros que se desplazan a la zona universitaria desde esta estación en hora punta

28.08.2016 | 00:16
El conductor del tranvía podrá cambiar el semáforo en Benimaclet para agilizar su paso

La concejalía de Mobilitat Sostenible pondrá en marcha a partir de septiembre una medida inédita en la ciudad para mejorar los desplazamientos en tranvía hasta la zona universitaria de la avinguda dels Tarongers. Se le dará capacidad al conductor del tranvía para que cambie los semáforos en el cruce de las calles Vicente Zaragozá y Emili Baró, donde se encuentra la parada de Benimaclet, y así ponerlo en verde para salir en cuanto los vagones estén llenos.

Según explican desde la concejalía que dirige Giuseppe Grezzi, el conductor contará con un dispositivo que dará total capacidad para abrir el semáforo. Sólo será posible para el conductor en la franja de mayor afluencia de viajeros, que se da entre las 07.30 y las 09.30 horas.

Este iniciativa responde a la necesidad, según las mismas fuentes, de evitar los colapsos de viajeros y tranvías que se producen en este punto, con una gran afluencia de estudiantes que se desplazan con este transporte público al Campus de Tarongers y la Universitat Politècnica de València. Asimismo, es una actuación acordada en la Mesa de Movilidad con el Centro de Gestión del Tráfico del ayuntamiento y Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV).

Tranvías en espera

Según destacan desde Mobilitat Sostenible, este nuevo mecanismo que da preferencia al transporte público surgió tras detectarse la problemática en esta estación. Explican que dado que el tranvía ha de esperar a tener paso y a que se detengan los vehículos, se llega a dar la situación en la que el tren ya lleno espera a salir, mientras a continuación otro tranvía espera haciendo cola a cargar a más viajeros, que hacen largas colas que se extienden por el andén y las escaleras de las estación. Con este problema se ralentiza el servicio, con hasta dos trenes esperando a tener paso en hora punta. La orden del maquinista dejará un tiempo de espera de seguridad para que el cambio en los semáforos no sea inmediato. Este nuevo sistema ha estado en periodo de pruebas desde el mes de junio y ahora se tendrá que comprobar su efectividad e idoneidad.

Sensores a prueba en Tarongers

No será la única novedad en el tranvía para mejorar la conexión con las universidades ya que en los próximos meses se instalarán sensores que gestionarán el cambio de los semáforos en la avenida dels Tarongers con el objetivo de dar preferencia también en esta avenida al tranvía.

Este sistema de sensores ya ha estado funcionando en periodo de pruebas en la calle Almassora y ahora se trasladarán a la citada vía para comprobar su eficacia.

Esta gestión automática de los semáforos a través de los sensores probablemente tenga como consecuencia la eliminación de los pulsadores con los que los peatones pueden pedir preferencia en los pasos de cebra, si bien es una decisión que se tomará en función de los resultados de las pruebas.

El concejal de Mobilitat Sostenible, Giuseppe Grezzi, señaló al respecto de esta medida que «durante años el tranvía, como la red de autobuses púbicos, han padecido una absurda subordinación en el uso de la vía, pese a ser medios de transporte colectivos y más sostenibles. Ahora estamos revirtiendo ese maltrato».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook