12 de noviembre de 2016
Medida

La Universitat se blinda contra el 'botellón' con el vallado de Tarongers

El ayuntamiento cambia la calificación de los viales interiores para cerrarlos por la noche

12.11.2016 | 13:02
Edificios del campus universitario.

La Comisión de Desarrollo Urbano y Vivienda aprobará el lunes someter a información pública el Plan Especial del Nuevo Campus de Tarongers. Esta modificación puntual del planeamiento supondrá que los viales pasen a calificarse como sistema general educativo (GEC), de manera que la Universitat podrá instalar un vallado que dejará dichos viales en la parte interior del recinto y evitará que se organicen los célebres «botellones».El concejal a cargo de esta área, Vicent Sarrià, recordó ayer que el documento se redactó en respuesta a una petición de la Universitat de València que tiene como objetivo garantizar la seguridad en sus instalaciones. La actuación dotará al recinto universitario de un sentido de unidad espacial del campus universitario, según añadió, porque actualmente lo forman unidades aisladas y espacios inconexos.
Además, la parcela escolar del Instituto de Educación Secundaria Ramon Llull y los viales anexos pasarán a ser suelo urbano, ya que se clasificaron anteriormente como suelo urbanizable en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

El edil aseguró que el vallado no supondrá «ninguna restricción a la movilidad de las personas», porque «el recinto permanecerá abierto durante el día». En cuento a las noches, la medida evitará que «puedan producirse daños a los espacios públicos, jardines o edificios» al quedarse las instalaciones sin uso. La Junta de Gobierno Local del pasado 30 de septiembre informó favorablemente la evaluación ambiental y territorial estratégica correspondiente a este asunto, según explicaron desde el consistorio. El documento se expondrá al público durante 45 días.

Una vieja petición
En 2011, la Universitat de València ya sopesaba la posibilidad de cerrar parte del Campus dels Tarongers, en el que se realizaba cada fin de semana el botellón más grande de la ciudad. «Tanto la Universitat como el ayuntamiento y las asociaciones de vecinos necesitamos encontrar una solución razonable para evitar este problema, que es molesto para el vecindario y que además no proyecta la mejor imagen de los estudiantes universitarios», planteó entonces el rector de la UV, Esteban Morcillo.

«El vallado del campus de Tarongers de la Universitat de València se ha acabado convirtiendo en algo necesario e imprescindible para la institución», defendió el rector. El académico consideró que los botellones eran «un problema de imagen corporativa, de vecindario y de salud pública» que debía solucionarse.

No obstante, Morcillo subrayó que no se podía hacer un «vallado absoluto» de la zona debido a que era necesario «dar respuesta a la circulación de personas y vehículos». El objetivo era hacer compatible «el disfrute de las instalaciones viarias» y «el respeto al descanso».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Valencia

"Pasar San Vicente a domingo es una barbaridad"

La Asociación San Vicente Mártir defiende que la festividad se mantenga siempre el día 22 de enero

El temporal destroza el muro de la Casbah

El temporal destroza el muro de la Casbah

Dos familias con vivienda en primera línea de playa son desalojadas por prevención - El...

Medicina para los mayores

Medicina para los mayores

El tuit del alcalde Ribó (publicado en Levante-EMV el pasado 9 de enero) decía: «Una ciutat...

"Somos el oído y la voz del alcalde"

"Somos el oído y la voz del alcalde"

El servicio de atención directa al ciudadano, un equipo formado por cinco mujeres, asegura que...

Vint-i-huit execucions i la Creu Nova

Vint-i-huit execucions i la Creu Nova

Les execucions de la Inquisició donen una idea del clima d´intolerància que començà a planar sobre...

Un hospital amable para pacientes peludos

Un hospital amable para pacientes peludos

El centro veterinario quiere según su gerente «seguir la estela de los hospitales para personas»,...