07 de junio de 2017
07.06.2017
Construcción del cerramiento

Los pavos reales de Viveros, en un cercado de 90 m2

Urbanismo «encierra» a los animales porque «pueden ser peligrosos» pese a las reticencias de Bienestar Animal, que ha de elaborar un informe

08.06.2017 | 20:20
Los pavos reales de Viveros, en un cercado de 90 m2

Durante años han campado a sus anchas por Viveros, pero la buena vida, o mejor dicho, la vida en semilibertad, se ha terminado para los tres pavos reales de los Jardines del Real. Al menos, de momento. Los tres ejemplares, y varias pequeñas crías, se han ubicado ahora en un cercado de 90 metros cuadrados cubierto por una gran red, lo que evita que puedan saltar. Precisamente, estas aves eran propensas a escapar del parque, lo que en los últimos años ha provocado más de un susto en la vía pública y molestias en el vecindario próximo, ya que emiten un canto agudo y muy fuerte.

La construcción del cerramiento lo ha realizado la concejalía de Desarrollo Urbano, dentro del plan de reurbanización del tapón urbanístico de la calle Flora, Genaro Lahuerta y Volta del Rossinyol. De esta manera el jardín de Vivero se ha visto ampliado considerablemente y en esta nueva zona verde se ha ubicado el cercado. Durante las obras los pavos reales se movían sin problemas entre las máquinas excavadoras e incluso se habían visto en la calle. Fuentes de la concejalía que dirige Vicent Sarrià señalan que estas aves «no pueden estar sueltas porque pueden llegar a ser peligrosas», no tanto porque ataquen a las personas, sino porque invaden la vía pública. «Parques y Jardines pidió que se acotara un espacio que no es una jaula, sino una zona cubierta por una red», sostienen desde la delegación, que aseguran que la «solución definitiva» para estos animales «la tiene que dar la concejalía de Bienestar Animal».

Desde la delegación de Parques y Jardines explican a Levante-EMV que este proyecto «proviene del mandato anterior» y que, en todo caso, «hemos pedido informes que garantizaran que las dimensiones del cercado eran las correctas para los animales». Así, según los datos ofrecidos por el departamento de Pilar Soriano, los pavos reales gozan de un espacio de 90 metros cuadrados de forma circular, con una altura aproximada de 8 metros.

La tercera «pata» del pequeño conflicto creado entre las distintas concejalías del Ayuntamiento de València la sustenta Bienestar Animal. Al parecer el departamento de Glòria Tello había solicitado el máximo respeto por las aves, y que en todo momento se garantizara que no iban a vivir en condiciones de estrés. También hay que tener en cuenta que además de tres ejemplares adultos, en el cercado se puede ver corretear a varias crías de pavos, por lo que la población crecerá considerablemente en este espacio. Lo cierto es que pavos reales son el último vestigio del antiguo zoo y, al contrario que el resto de animales, estas aves se quedaron en los Jardines de Real, en completa armonía con el entorno del parque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

El Orgullo baja el arcoiris a València

La marcha por las calles de la ciudad reivindica los derechos LGTBi en un mundo libre y sin miedo

Ronqueo de atún rojo de almadraba en El Corte Inglés

Ronqueo de atún rojo de almadraba en El Corte Inglés

Con un corte manual se extraen las distintas partes aprovechables del atún tanto para su consumo...

Crece un 89% la basura por la Noche de San Juan y un 28% las intoxicaciones etílicas

Los servicios de limpieza recogen 34 toneladas de residuos mientras que Cruz Roja evacua a cuatro...

Promesas y final de curso en la playa

El epicentro de Sant Joan se desplaza hasta la fachada marítima en encuentros familiares y de...

Un horno salvado por tres emprendedoras

Un horno salvado por tres emprendedoras

En este negocio ofrece además de los productos de panadería, comidas preparadas caseras, así como...

Camí Reial exige un plan integral para el suelo liberado por las vías del tren

Camí Reial exige un plan integral para el suelo liberado por las vías del tren

La coordinadora del barrio denuncia el abandono de la denominada «cola» del Parque Central y...