08 de mayo de 2018
08.05.2018

Los daños de la lluvia precipitan la reforma de la pescadería de Russafa

Ofrecen a los 17 puestos su traslado al Mercado Central durante 3 meses

08.05.2018 | 04:15
Los daños de la lluvia precipitan la reforma de la pescadería de Russafa

La Concejalía de Comercio ha ofrecido a los 17 puestos de pescadería del Mercat de Russafa su traslado temporal al Mercat Central, donde no están ocupadas todas las paradas. El motivo es el inminente inicio de las obras de remodelación de la nave dedicada al pescado de Russafa, afectada por filtraciones y problemas estructurales. Las deficiencias se han acrecentado en las últimas semanas después las lluvias de abril (que incluso provocaron inundaciones parciales), por lo que el área que dirige Carlos Galiana ha estimado que es urgente llevar a cabo las reparaciones.

La rehabilitación de la nave de la pescadería del Mercat de Russafa se adjudicó por un importe final de 592.232 euros y en principio la empresa que llevará a cabo los trabajos propuso una ejecución en dos fases, de tal manera que solo tuvieran que cerrar temporalmente una parte de los puestos mientras se trabajaba en la otra zona.

Sin embargo, el plan inicial de dos fases se ha tenido que descartar finalmente tras las persistentes lluvias del mes pasado, que han hecho mella, aún más, sobre la dañada estructura de la nave de pescadería del Mercat de Russafa. Así, los técnicos han estimado que la reparación ha de hacerse de urgencia y toda a la vez. Las obras comenzarían a finales de mayo o principios de junio, y tendrán una duración de tres meses, por lo que el Ayuntamiento de València ha previsto dos soluciones para los 17 puestos que deberán cerrar durante ese tiempo.

Una semana para decidir

En una reunión celebrada ayer entre el concejal Carlos Galiana y los vendedores, el edil les ofreció trasladarse durante el tiempo que duren las obras a los puestos vacíos del Mercat Central. De esta manera podrían continuar con su actividad –aunque con una clientela diferente– y minimizar las pérdidas por este largo contratiempo. Para aquellos que no se acojan a este propuesta, el ayuntamiento prevé la exención de la tasa que pagan de su actual parada y se estudia algún tipo de compensación económica. La semana que viene se han vuelto a emplazar para tomar una decisión al respecto.

«Se trata de una obra muy esperada, una de las actuaciones más grandes de la Concejalía de Mercados durante estos tres años, tanto por su presupuesto como por su envergadura. Podemos afrontar esta actuación gracias al interés y el incremento de presupuestos que el gobierno municipal está dedicando a los mercados municipales», recordó ayer el concejal en declaraciones a este periódico.

Galiana explicó que el hecho de poner en marcha ahora estas obras tiene por objetivo ser lo menos lesiva posible para los pescaderos: «Decidimos afrontar las obras en los meses de verano para evitar otras épocas del año como Navidad o Semana Santa en las que la venta de pescado crece considerablemente».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook