03 de noviembre de 2016
Obesidad infantil

La cirugía, un medio a tener en cuenta para aplacar la obesidad infantil

La edad no debe ser impedimento para atajar quirúrgicamente la obesidad, si procede

03.11.2016 | 15:56
La cirugía, un medio a tener en cuenta para aplacar la obesidad infantil

En España uno de cada cuatro niños de entre 2 y 17 años tiene sobrepeso y el 15% es obeso, cifras que han aumentado de manera "alarmante" en los últimos veinticinco años y que ha llevado a los expertos a recomendar, en algunos casos, intervenciones quirúrgicas a edades tempranas.

"La edad no debe ser un condicionante para realizar una intervención quirúrgica si se cumplen los criterios de selección y el caso reviste de la suficiente gravedad", concluye un estudio pionero sobre obesidad infantil elaborado por la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las enfermedades metabólicas (SECO).

Con motivo del Día Mundial contra la Obesidad, que se celebra el 12 de noviembre, la SECO ha dado a conocer hoy los resultados de este estudio que pone de manifiesto el "alarmante" aumento de los índices de obesidad infantil en España en los últimos 25 años y analiza los posibles tratamientos disponibles.

Centrado en niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 6 y los 18 años, revela que, según los últimos datos disponibles (de la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012) el 23% de los niños de entre 6 y 10 años padecía sobrepeso, un porcentaje que descendía al 18,4% en la franja de los 11 a los 15 años y al 16,4 % entre los 16 y 17.

En cuanto a la prevalencia de obesidad en menores, destaca que casi 1 de cada 4 niños de entre 2 y 5 años son obesos y la cifra va descendiendo paulatinamente de manera que afecta al 22% de los niños de entre 6 y 10 años, al 7% de los de entre 11 y 15 y el 3,4% de los de entre 16 y 17.

En relación a los riegos que la obesidad entraña para los niños, uno de los autores del estudio, el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría y Endocrinología, Metabolismo y Nutrición, Diego Yeste, ha alertado de que "la obesidad infantil se relaciona con la del adulto, ya que las alteraciones psicológicas y médicas que se manifiestan durante la infancia repercutirán en el adulto".

Alteraciones que inciden sobre los procesos madurativos a nivel físico, psicológico y social de unos niños que se encuentran en pleno proceso de desarrollo.

Así, Yeste ha destacado que en el niño obeso están descritas las mismas comorbilidades que en el adulto, entre ellas la diabetes tipo 2 o apneas del sueño, pero ha subrayado que las que más impactan en la infancia son las que inciden sobre el desarrollo psicomotor y afectivo.

La obesidad influye negativamente sobre la movilidad y a ello se suma la disminución de la resistencia cardiovascular o el empeoramiento de las afecciones respiratorias y se asocia a problemas de autoestima, depresión y trastornos de conducta.

"Todo ello dificulta la maduración afectiva y la integración en los ámbitos deportivos y sociales propios de la infancia", ha explicado el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría, José Manuel Moreno Villares.

Por todo esto, el presidente de la SECO, Juan Carlos Ruiz de Adana, ha asegurado que si la cirugía es el mejor tratamiento posible porque el caso lo requiere, ésta no se debe descartar por cuestiones de edad.

No obstante, el estudio determina que, antes de esta intervención es obligatoria una evaluación psiquiátrica o psicológica del paciente.

En cualquier caso, el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Cirugía general y Digestiva, Ramón Vilallonga, encargado de dirigir le estudio, ha destacado que el manejo adecuado de esta patología dependerá del tipo de obesidad del que se trate: exógena, secundaria, sindrómica o monogénica.

La obesidad exógena -representa más del 95 % de los casos- se basa en el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético. La secundaria está asociada a causas orgánicas como enfermedades endocrinas, neurológicas, psiquiátricas, etc.

La sindrómica se asocia a síndromes dismorfológicos en los que se puede observar mayor o menor grado de obesidad y la monogénica tiene como característica principal el desarrollo muy precoz de obesidad en la infancia y tendencia a la obesidad mórbida.

Así, los expertos han recomendado revisiones periódicas con el pediatra y su derivación al endocrino para su valoración y tratamiento con la eventual intervención quirúrgica si se requiere.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Spa en Valencia

Los mejores Spa en Valencia

Relájate al máximo en los mejores Spa de Valencia y saca el mayor partido a tu tiempo libre con los mejores planes

 

Línea y Salud

 

El estrés oxidativo

¿Qué tipo de estrés es? Te explicamos en qué consiste y sus consecuencias aquí

Expertos en salud

Juguetes inteligentes para la detección precoz de problemas en el desarrollo

Un proyecto universitario permite diseñar juguetes que...

La suciedad que acumula tu móvil refleja cómo vives

Los rastros de productos químicos, moléculas y microbios...

Cómo proteger la memoria de los efectos del estrés

El estrés, en especial aquel que es debido a un trauma...

La orina de las embarazadas, clave para predecir el peso del bebé al nacer

El estudio de los metabolitos urinarios de las gestantes...

Hombres o mujeres, ¿quién tiene más riesgo de sufrir Alzheimer?

La disminución cognitiva relacionada con la edad afecta a...

No dormir suficiente puede llegar a engordar

Según un estudio en Reino Unido las personas con privación...

Más noticias de Expertos en salud