Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diagnóstico del IPCC

Los cinco posibles futuros de la crisis climática

El clima terrestre de finales de siglo dependerá de las emisiones que generemos en las próximas décadas, concluye el informe del IPCC

Visualización de los efectos de la crisis climática elaborada por científicos españoles del CSIC para el último informe del IPCC. IPCC

El futuro de la crisis climática dependerá de las acciones que tomemos ahora. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) advierte que solo una "reducción drástica" de las emisiones de gases de efecto invernadero evitará que el aumento global de las temperaturas supere los 1,5 grados para finales de siglo. El diagnóstico, basado en el análisis de cientos de expertos y las conclusiones de miles de estudios científicos, apunta a que el único freno posible al calentamiento global pasa por aplicar cuanto antes medidas para conseguir 'cero emisiones' en 2050.

Advertencia

La información que leerás a continuación habla sobre el presente y el futuro de la crisis climática. Los datos que se presentan pueden resultar especialmente chocantes para personas sensibles, aprensivas o con problemas de ansiedad. Si este es tu caso, recuerda abordar esta información cuidando tu salud mental. Si en algún momento de la lectura te sientes abrumado, por ejemplo, guarda el enlace y vuelve más tarde. Dosifica la información. Comparte tus sentimientos con amigos y familiares. Busca apoyo en grupos ecologistas. Sentir miedo, angustia y rabia por la crisis climática es normal. "Es un conjunto de sentimientos que sirven de preámbulo para el despertar de una conciencia ecológica", explica Caroline Hickman, Psicoterapeuta de la Climate Psychology Alliance.


La última 'radiografía del planeta' del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) corrobora que la crisis climática ya está afectando a todos los rincones poblados del mundo y que los principales responsables de los cambios climáticos a escala global son los gases de efecto invernadero, el calentamiento global y, en última instancia, la actividad humana. La lucha contra esta emergencia global, argumenta la comunidad científica, pasa por atajar de manera rápida y efectiva las emisiones contaminantes.

¿Cómo será el verano en España en 2100? Cinco escenarios según el último informe del IPCC ZML

En estos momentos, los datos corroboran que la superficie terrestre es hasta 1,2 grados más cálida que en la era preindustrial. Según calcula el IPCC, todo apunta a que la temperatura global seguirá aumentando hasta, al menos, mediados de siglo y que en las próximas décadas se superará la barrera de los 1,5 grados; el horizonte que aspiraba evitar el Acuerdo de París. "Con cada incremento adicional del calentamiento global, los extremos climáticos irán a más", concluye el informe. 

Estos son los cinco escenarios de futuros en los que podría desembocar de la crisis climática. Según concluye el último informe del IPCC, el clima terrestre de finales de siglo dependerá de las emisiones que generemos en las próximas décadas. 

Si conseguimos 'cero emisiones' para 2050

El escenario más optimista tiene que ver con el reto más ambicioso de todos: conseguir la neutralidad climática en las próximas décadas. Si se consigue, a corto plazo se estima que el aumento global de las temperaturas podría alcanzar los 1,5 grados en 2040 y los 1,6 grados en 2060. Pero si los esfuerzos de mitigación se mantienen constantes, los modelos indican que para finales de siglo se podría salvar una décima de calentamiento global. En el mejor de los casos, pues, para finales de siglo tendríamos 'solo' 1,4 grados más respecto a la era preindustrial. Es decir, tan solo dos décimas más que la situación actual. 

Si bajamos nuestras emisiones

En un escenario donde los esfuerzos de mitigación son menos ambiciosos, el panorama que se plantea es el siguiente. Entre 2021 y 204 se espera que el aumento global de las temperaturas alcance los 1,5 grados. Para 2060, la temperatura terrestre podría aumentar hasta 1,7 grados y para finales de siglo podríamos tener temperaturas de 1,8 grados más. Este escenario, aunque menos optimista que el anterior, también se quedaría por debajo del umbral de los 2 grados. 

Si seguimos como hasta ahora hasta, al menos, mitad de siglo

Si la humanidad no hace nada para hacer frente a la crisis climática, para 2040 habríamos sobrepasado los 1,5 grados, para 2060 estaríamos por encima de 2 grados y para finales de siglo alcanzaríamos los 2,7 grados de incremento de las temperaturas globales. Según explica Francisco J. Doblas-Reyes, uno de los científicos españoles que ha coordinado el informe del IPCC, un aumento de tres grados en la media global equivaldría a "un incremento de entre cuatro y siete grados en el Mediterráneo". 

Si aumentamos los niveles actuales de emisiones

Si la humanidad aumenta sus emisiones de gases de efecto invernadero, las previsiones apuntan a un calentamiento extremo del planeta. En los próximos 20 años, la temperatura media del planeta subiría hasta los 1,5 grados respecto a la era preindustrial. Para la década de los 60, el calentamiento global alcanzará los 2,1 grados. Y para finales de siglo, el aumento de las temperaturas podría estar en torno a los 3,6 grados. La última vez que el planeta superó estas temperaturas, destaca el informe, fue hace más de 3 millones de años

Si duplicamos los niveles actuales de emisiones

El escenario más pesimista muestra las consecuencias que viviría el planeta si las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan exponencialmente. Si esto ocurriera, las previsiones apuntan que antes del 2040 podríamos superar la barrera de los 1,6 grados. Para 2060, se espera que el aumento global de las temperaturas alcance los 2,4 grados. A finales de siglo el mundo podría estar hasta 4,4 grados más caliente respecto a la era preindustrial. En el peor de los escenarios, el incremento podría alcanzar hasta los 5,7 grados centígrados de media global. Si estas previsiones se cumplieran, para finales de siglo el verano 'típico' en España sería de casi 10 grados más que ahora.  

Hora de actuar

La conclusión final del IPCC es que, lejos de darlo todo por perdido, aun no es tarde para evitar un calentamiento global extremo. Pero cabe tomar medidas drásticas para conseguirlo. "Esta generación puede hacer los cambios sistémicos necesarios para frenar el avance la crisis climática", ha destacado Inger Andersen, directora ejecutiva del programa de las Naciones Unidas sobre medio ambiente, durante la presentación del informe.

"Esta generación puede hacer los cambios sistémicos necesarios para frenar el avance la crisis climática"

Inger Andersen, directora ejecutiva del programa sobre medio ambiente de ONU

decoration

La buena noticia, destaca el informe, es que todavía estamos a tiempo de salvar el planeta. O al menos de mitigar los daños. La mala noticia es que incluso si detuviéramos hoy mismo todas las emisiones de gases de efecto invernadero, harían falta entre 20 y 30 años para detener el calentamiento global. La lucha contra la crisis climática, pues, será a largo plazo o no será. 

Compartir el artículo

stats