20 de agosto de 2018
20.08.2018

La república independiente del ISEA (CV)

20.08.2018 | 21:28

El Instituto Superior de Enseñanzas Artísticas de la Comunidad Valenciana se creó mediante la Ley 8/2007 de 2 de marzo por la que se ordenaban los Centros Superiores de Enseñanzas Artísticas de la Comunidad Valenciana, pero se puso realmente en marcha, cuando mediante el Decreto 82/2009 de 12 de junio, el Consell aprobó sus Estatutos. Desde entonces ha tenido cuatro directores. En la actualidad su máximo responsable de la actividad ordinaria, en calidad de alto cargo de la Generalitat es Josep Manuel García Company, nombrado en julio de 2015.
Varias son las preguntas que surgen, así de entrada:

1ª ¿Por qué se crea un organismo que aglutine los centros superiores, cuando son justamente los que más autonomía necesitan para su funcionamiento, y en cambio, los centros de Enseñanzas Elementales y Profesionales, que son muchos más, y cuentan con un mayor número de profesorado y de alumnado, no necesitan que nadie los represente ni aglutine en un solo ente?

2ª ¿Por qué, desde su creación, el ISEACV sólo ha tenido un único director que conocía el verdadero funcionamiento de las Enseñanzas Superiores, Vicent Llimerà, que lamentablemente sólo estuvo al frente del instituto seis meses? Si nos centramos en el actual director, ha sido profesor de Enseñanzas Profesionales, pero nunca en un centro superior, y tampoco es un músico profesional de carrera, ni un reconocido pedagogo. Será que no es necesario, y que lo que cuenta es ser un buen gestor, aunque permítanme que lo dude.

3ª ¿Qué tal ha ido la gestión? Pues lo primero que salta a la vista es que en los últimos 4 años, 2015, 2016, 2017 y 2018, el ISEACV ha conseguido pleno total en las adjudicaciones de profesorado de música, es decir, se han tenido que repetir las 4 veces, y los profesores, además de pasar unos veranos de órdago, con descontentos, protestas, errores, reclamaciones y disgustos familiares, han visto, año tras año, como entre Conselleria y el ISEACV no había forma de hacer las cosas bien, ni a tiempo.

4ª Y si seguimos con la gestión, ¿Cómo puede ser que un organismo, que lleva ya 9 años en funcionamiento, sea incapaz de prever las necesidades de los centros? En música, son tres, uno por provincia. No mil, para entendernos. Pues no ha habido manera. Todos los años se empieza el curso escolar sin que los alumnos lleguen el primer día de clase y tengan a todos sus profesores. Pero lo que es de escándalo es que en algunos casos, los profesores hayan sido contratados pasados 2, 3, 4, 5, 6, 7 e incluso 8 meses tras el inicio del curso.

5º ¿Tampoco es posible anticipar? Pues parece que tampoco es el sistema de funcionar del ISEACV, sino todo lo contrario. Bolsas y más bolsas de profesorado con carácter de urgencia y de necesidad. A título de ejemplo, los pianistas acompañantes. ¿Si los centros saben sus necesidades con tiempo, tan difícil es que el ISEACV prepare con suficiente antelación, lo que cada centro demanda? Pues se ve que sí.
6º Y ya el colmo de lo absurdo, ¿Cómo puede ser que después de nueve años, nadie en el ISEACV haya sido capaz de elaborar un ROF (Reglamento Orgánico y Funcional) para los centros superiores de música y sigan funcionando sin él? Será que no es necesario o que así hacen lo que quieren... Eso sí, ha habido tiempo para lograr que la "dolçaina" pase a ser un instrumento que se integre en los centros superiores. Con todos los respetos por dicho instrumento, ¿nadie ha pensado que quizá tendría mucho más sentido crear un centro que aúne todos los instrumentos tradicionales y regule su profesionalidad, en vez de encajar uno suelto, con calzador, en un centro de enseñanza superior, cuando supuestamente no hay dinero para crear otras especialidades?

En definitiva, demasiadas preguntas, incongruencias, muchos errores y en vez de agilizar la gestión de los centros, se está entorpeciendo su labor y su desarrollo. Una lástima, porque el ISEACV nació con una misión concreta y unas líneas de actuación bien definidas en sus Estatutos (véase el artículo 3 de los mismos), pero la mayoría no se están cumpliendo.

En cambio, esto es lo que hemos conseguido en 9 años. Pero sigamos por ese camino que parece que todo va bien. Y que el ISEACV siga siendo una República Independiente, sin contar con la opinión de los docentes ni los alumnos, y totalmente a su aire y a sus anchas. Para algo es un ente mega Superior y así fue concebido. Si no funciona o no sirve, es lo de menos. Mientras, que docentes y alumnos sigan sufriendo sus desatinos, que total lo que nos estamos jugando es SÓLO el futuro de los artistas del país. De ahí van a salir los nuevos compositores, bailarines, diseñadores, violinistas, pianistas, etc. Y los artistas, ya se sabe, son pocos, y «muy especialitos». O será, ¿muy sacrificados y con necesidades específicas? Visto lo visto, se ve que no importa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook