Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escándalo en la diputación

Marcos Benavent adjudicó dos millones a una empresa investigada por pagarle comisiones

Carsan Rent a Car ganó el contrato de alquiler de 88 coches de brigadas forestales al tiempo que le facturó la firma pantalla del exgerente

La presunta trama urdida para cobrar comisiones a contratistas públicas de administraciones gobernadas por el PP tenía un caladero fértil y amplio en el que echar la red a tenor de la investigación judicial. Entre las concesionarias de servicios sometidas al pago de mordidas figura la empresa castellonense de alquiler de vehículos Carsan Rent a Car, que entró en un proceso concursal y actualmente está en proceso de liquidación.

Carsan resultó adjudicataria, el 20 de mayo de 2008, de uno de los contratos de mayor cuantía de cuantos licitó la diputación con cargo a Imelsa: el de alquiler de los vehículos todoterreno de las brigadas forestales. Se otorgó por 2.073.642 euros por un período de dos años prorrogable a un tercero. Al tiempo que Carsan ganó esa licitación para la cesión de los coches en sistema de «renting», la empresa Berceo Mantenimientos „de la que el exgerente Marcos Benavent poseía el 99% de las acciones„ le cobró por servicios que según la investigación podrían no haber sido prestados. Consta al menos una factura de ese mismo 2008 por 56.376 euros. Un importe que sería supuestamente imputable a las comisiones cobradas por el exgerente de Imelsa a una de sus contratistas.

Se trata de un ejemplo de libro sobre cómo se desviaban fondos públicos a través de la facturación de empresas pantalla, como Berceo, a las contratas públicas. Carsan Rent a Car ganó aquella adjudicación que incluía el renting de 86 todoterreno «pick up» para los brigadistas, además de una furgoneta y un turismo.

La propuesta de Carsan obtuvo la mejor puntuación en la mesa de contratación, según subrayaron ayer fuentes de la institución provincial consultadas por este diario, que indicaron que el servicio que se prestó fue el acordado. Cuestión distinta, apuntaron, es la facturación que pudiera haber entre la beneficiaria y la empresa del exgerente. Con las mejoras incorporadas, la oferta ganadora incluía seguro a todo riesgo sin franquicia, kilometraje ilimitado, servicio de mantenimiento o reparación de averías. Entre las condiciones contractuales también se estipulaba que las cajas habitáculo de todos los vehículos pasarían a ser propiedad de Imelsa al término del contrato.

Pasados los tres años, el exgerente negoció la compra de esos vehículos pero no fue posible porque Carsan estaba ya incursa un concurso de acreedores. Imelsa compró entonces, en 2011, vehículos Nissan Pathfinder a los que instaló las cajas que estaban ya hechas a medida de estos coches. La adquisición de los todoterreno fue divulgada en 2011 por la diputación como una muestra de adaptación tecnológica a las necesidades en la lucha contra incendios. Iban equipados con emisoras conectadas a la red Comdes (comunicaciones digitales de emergencias y seguridad) para «aumentar la seguridad y eficacia.

Compartir el artículo

stats