Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calidad del aire

Brisa al rescate de la contaminación

El ozono troposférico es la principal amenaza al superar los valores límite en 21 municipios en 32 ocasiones durante el año 2014

Brisa al rescate de la contaminación

Brisa al rescate de la contaminación

La persistencia del tiempo anciclónico en la Península ha vuelto a provocar en las últimas semanas severos episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno en Madrid, que se han repetido también en algunas zonas de Asturias, con restricciones al tráfico provocadas en este caso por otro agente contaminante: las partículas en suspensión PM10.

Mientras tanto, la Comunitat Valenciana, beneficiada por su clima —en especial por la brisas— y su peculiar orografía, sortea año tras año estos episodios sin que se superen los valores límite para la protección de la salud que hacen necesaria la adopción de medidas drásticas.

Ayer mismo, mientras en Madrid o en Oviedo se mantenía la amenaza de nuevas restricciones al tráfico y los técnicos municipales miraban de reojo sus estaciones de control, la Red Valenciana de Vigilancia y Control de la Contaminación reflejaba valores que permitían calificar de «buena», cuando no «excelente», la calidad del aire en toda la Comunitat Valenciana.

De hecho, solo uno de los 64 puntos fijos de medición repartidos entre las tres provincias que miden en continuo los niveles de concentración de los 24 parámetros contaminantes principales , el situado en la Pista de Silla, superó en 2014 uno de estos umbrales legales: el relativo al dióxido de nitrógeno (NO2).

El problema de Madrid

La normativa vigente establece un valor límite horario «crítico» de 200 microgramos por metro cúbico (µg/m3) de NO2 que no puede superarse más de 18 veces al año y que nunca ha sido rebasado en las estaciones de la Comunitat Valenciana. No así en Madrid, donde se ha limitado el acceso (aparcamiento) en el centro y se ha reducido a 70 km/hora la circulación en la M-30 durante el episodio.

No obstante, existe un valor límite de 40 µg/m3 de NO2 que año tras año se supera en una de las 64 estaciones fijas, la situada en la Pista de Silla. Contra este valor, que refleja la presencia del contaminante a lo largo de todo un año, tan solo cabe la adopción de planes a medio y largo plazo como los que se han adoptado ya, con distinto nivel de aplicación, en Alicante, Castelló y Valencia.

El Plan de Mejora de la Calidad del Aire de Valencia y su entorno metropolitano, aprobado en 2013 preveía medidas para potenciar el transporte público, promover un modelo de movilidad sostenible y favorecer el uso de vehículos eléctricos y la bicicleta.

En Oviedo, el ayuntamiento se ha visto obligado a cortar los accesos por autopista para no superar los valores límite de partículas en suspensión con un diámetro inferior a las 10 micras (PM10), muy vinculados a la actividad industrial y a los escapes de los automóviles, especialmente en vehículos diesel.

El ozono troposférico

En la Comunitat Valenciana no se han superado hasta ahora los valores límite para las partículas en suspensión, como ha ocurrido en 31 días de este año en Oviedo, aunque sí sobrepasan la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) tanto en PM10 (20 microgramos por metro cúbico) y en PM2,5 (10µg/m3). También hubo superaciones de los valores de la OMS en dióxido de azufre (Coratxar) y en hidrocarburos aromáticos en el valle del Mijares, según Ecologistas en Acción.

El ozono troposférico es el principal problema de contaminación de la Comunitat Valenciana, donde en 2014 se produjeron 32 superaciones tanto el registro de 8 horas por encima de 120 µg/m3 como en los límites fijados para la vegetación. Es también el contaminante más difícil de combatir por su origen difuso vinculado a la actividad industrial, incluso a la situada en países vecinos y al tráfico de vehículos a decenas de kilómetros de distancia del lugar donde se sufre la contaminación.

Compartir el artículo

stats