Estar atento al estado de salud en los próximos 14 días mientras se hace vida normal y llamar al 112 y evitar el contacto estrecho con otras personas solo si aparecieran síntomas respiratorios como tos, fiebre o sensación de que falta el aire. Son las únicas recomendaciones que deben seguir todos aquellos valencianos que la semana pasada viajaron a Milán durante el inicio del brote de coronavirus en el norte de Italia, que deja ya 7 fallecidos y más de 200 infectados de los cerca de 80.000 que ya hay en todo el mundo. Se trata de cerca de 2.400 aficionados del Valencia Club de Fútbol (VCF) que fueron a ver jugar a su equipo en el campo de San Siro contra la Atalanta de Bérgamo y centenares de empresarios del calzado del sur de Alicante que participaron del 16 al 19 de febrero en theMICAM, el Salón Internacional del Calzado de la ciudad italiana. Ni unos ni otros deberán «autoaislarse» en sus casas -como sí han hecho motu proprio ciudadanos chinos al volver a la Comunitat- ni tampoco se les pedirá someterse a pruebas de detección del virus si no hay síntomas.

Así, más allá de una hoja de recomendaciones para que se siga haciendo vida normal y solo se contacte con los servicios médicos si aparecen síntomas, desde la Conselleria de Sanidad quisieron ayer lanzar un mensaje de tranquilidad y hacer un llamamiento a la calma, conscientes de que una cosa es tener la epidemia del 2019-nCoV a 10.000 kilómetros de distancia (con 80.000 contagiados y más de 2.000 muertos en China) y otra que el brote se acerque a solo 1.000 kilómetros en una región con la que la Comunitat Valenciana mantiene vínculos comerciales, culturales y de turismo mucho más estrechos.

El valencianismo toma la plaza del Duomo en Milán

«El riesgo es muy bajo pero nuestra obligación es llevar al máximo posible la contención de la enfermedad», llamada Covid-19, justificó ayer la subdirectora general de Epidemiología de la Conselleria de Sanidad, Hermelinda Vanaclocha. Según la especialista, no servía de nada hacer pruebas de detección del virus si no había síntomas porque «desde que se adquiere el virus hasta que la prueba da positivo pasa un tiempo que no sabemos y quedó demostrado con los repatriados de Wuhan que cuando llegaron dieron negativo y después positivo. No sirve de nada». La administración solo se plantearía en un futuro recomendar ese autoaislamiento o un semiaislamiento a las personas que vinieran del epicentro mismo del brote en Italia, la ciudad de Codogno y alrededores, «pero ni del resto del norte, ni por supuesto del sur ni del resto de Italia». En Milán, de hecho, solo hay tres casos ahora.

Síntomas leves

Vanaclocha insistió en que pese a la alarma generada por este nuevo coronavirus, en el 80 % de casos, las personas contagiadas solo experimentan síntomas leves parecidos a una gripe con fiebre, tos y dolor muscular. La tasa de letalidad del nuevo virus, de hecho, se mantiene entre el 2 y el 3 % de los afectados y, según se ha visto en los fallecidos en Italia, se centra en personas mayores y con patologías crónicas o graves de base.

Es, precisamente, el que el virus pase desapercibido en personas con pocos síntomas lo que preocupa a los expertos, ya que son focos de transmisión indetectables.

Cambio de protocolo

La subdirectora de Epidemiología recordó que, además de que el sistema sanitario está preparado, se está en coordinación con el resto de administraciones autonómicas y de ministerios de salud europeos para tomar medidas conjuntas. Ayer se celebró una reunión a nivel europeo y hoy el Ministerio de Sanidad celebra de forma adelantada el Consejo Interterritorial con todas la comunidades para abordar si se modifica el protocolo de actuaciones y se incluyen las regiones de Lombardía y el Véneto italianos como zonas de riesgo para considerar a una persona con síntomas susceptible de ser un caso posible de coronavirus. «Van a cambiar. Hasta dónde se va a llegar no lo puedo decir todavía», adelantó Vanaclocha.