Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Objetivo

Podemos consigue su plan para intervenir vivienda con apoyo crítico del PSPV

Mata planea mejorarlo por la ley de acompañamiento pero sin ir contra el socio - Dalmau defiende la "extraodinaria necesidad" de su iniciativa estrella

Miembros de la Mesa de las Corts en un momento de la votación ayer de los miembros del consejo rector de la Agencia de Seguridad Ferroviaria.

Miembros de la Mesa de las Corts en un momento de la votación ayer de los miembros del consejo rector de la Agencia de Seguridad Ferroviaria. i. c.

Una de las normas estrella de Unides Podem, la del decreto ley del Consell para la ampliación del parque público de vivienda mediante los derechos de tanteo y retracto, quedó ayer validada por el pleno del parlamento valenciano.

Lo hizo con el apoyo de las tres formaciones del Pacte del Botànic (PSPV, Compromís y Unides Podem) y el rechazo en bloque de la oposición, PP, Ciudadanos y Vox, que plantean dudas sobre su constitucionalidad. Ciudadanos se había mostrado dispuesto al debate si se tramitaba como proyecto de ley, a lo que Podemos se negó.

Se negó porque el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, asegura que concurren las circunstancias de extraordinaria necesidad para validar el decreto ley, por lo que esa vía legal está justificada.

Dalmau remarcó que quedan fuera de cualquier posibilidad de tanteo o retracto para la Generalitat las donaciones y herencias y que el derecho se limita solo a las áreas de necesidad de vivienda que el Consell tendrá que declarar.

La iniciativa sale adelante con el apoyo crítico de los socialistas. Según, el síndic, Manolo Mata, el decreto permite un avance muy importante en vivienda, pero es mejorable y citó dos vías futuras para hacerlo: la ley de acompañamiento o la refundición de otras leyes. «Hay algunas cuestiones peculiares», señaló Mata que dijo que el decreto está amparado por la buena fe pero se puede mejorar sin afectar a las expectativas del socio y dentro de la lealtad botánica.

Dalmau puso el foco en que nunca antes se había ejercido desde la Generalitat el derecho de tanteo y retracto, lo que atribuyó a decisiones políticas. «En los años del PP se dejaron escapar miles de viviendas que hoy son propiedad de fondos de inversión», lamentó.

Compromís cree que es imprescindible porque la vivienda se ha convertido en mercadería pura, mientras el PP asegura que es inconstitucional y «una chapuza, mal redactado y con vacíos legales». «Dalmau se cree Robin Hood pero es más bien Pepe Botella», lanzó Alfredo Castelló (PP).

Mamen Peris (Cs) añadió que es un decretazo mordaza y sectario que «politiza» la vivienda. «Ni es valiente ni va a ser histórico, es comunista», dijo la diputada; el mismo calificativo que usa Vox que lo tacha de «panfleto comunista para usurpar la vivienda».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats