Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis

Puig aboga por alargar los ERTE pero solo en algunos sectores

Defiende la prórroga en el turismo, pero reclama un análisis singularizado para evitar un gasto público «inasumible» El jefe del Consell y el presidente de Asturias comparten visión federalista

Puig, ayer, durante el encuentro telemático con el presidente de Asturias.

Puig, ayer, durante el encuentro telemático con el presidente de Asturias. gva

Algo más de 800 kilómetros separan la Comunitat Valenciana de la capital asturiana. Suponen diferencias económicas, culturales y sociales. Pero en el terreno político, los mandatarios de ambos territorios expresan una sintonía más que evidente. Ximo Puig y Adrián Barbón, ambos socialistas, representan la punta de lanza de una nueva visión federal de España, que aboga por ahondar en el modelo autonómico ahora que la pandemia ha traído un relato de cuestionamiento de la España de las autonomías. Quedó claro durante el encuentro telemático que celebraron ayer organizado por La Nueva España, diario de Prensa Ibérica, al igual que Levante-EMV.

La lucha contra la covid-19 y la recuperación centró la cita, patrocinada por el Banco Sabadell. También en ello Puig y Barbón dejaron patentes sus coincidencias. El presidente valenciano defendió los resultados positivos de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para frenar la destrucción de empresas y puestos de trabajo, pero introdujo algún matiz a la hora de valorar su extensión. Abogó por un «análisis singularizado» y no por una generalización en todos los sectores. Sí apoyó la prórroga en el sector turístico (de especial trascendencia en la Comunitat Valenciana), pero no en todos, para evitar «una economía artificial» y un «gasto público inasumible».

La posición de Puig introduce algunas variantes sobre la de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que se ha mostrado partidaria hasta la fecha de prolongar los ERTE sin más precisiones. Según el ministerio, estas suspensiones temporales de empleo ya están localizadas de por sí en sectores específicos, como el turismo.

En todo caso, Puig y Barbón señalaron al unísono que el control sanitario es básico para salir de esta crisis. La superación de la pandemia es necesaria para mejorar la economía. Sin vacuna ni tratamientos, la incertidumbre continuará presente, dijeron.

En este contexto complejo, los presidentes de Asturias y de la Generalitat coincidieron en considerar «irresponsable» la confrontación institucional. Ambos criticaron actitudes del Gobierno de Madrid, en manos de Isabel Díaz Ayuso (PP), como la previsión de que todos los alumnos resulten contagiados. Puig insistió en que no hay alternativa a la presencialidad en la vuelta al cole.

Sobre la arquitectura política del Estado, Puig fue rotundo, en la línea federalista que impulsa desde su entrada en el Palau en 2015. «hay que seguir federalizando», señaló. «Confrontar entre instituciones es irresponsable y es una actitud cínica y deleznable» en el «peor momento de la Historia reciente».

«Las autonomías tenemos competencias nuestras, no del Estado, y algunos no las ejercen ahora», sentenció Barbón, que llamó a ejercer estas funciones y «no buscar las culpas fuera». De financiación autonómica, donde las posiciones no están tan alineadas, no hablaron.

Los dos gobernantes socialistas volverán a verse las caras hoy a través de las pantallas en una nueva conferencia de presidentes autonómicos. Ambos hicieron hincapié ayer en que el Gobierno debe aclarar la «hoja de ruta» de cómo las comunidades van a participar en la gestión de los recursos europeos que llegarán. Puig insistirá por su parte en la necesidad de un marco europeo de referencia para el desplazamiento de las personas, es decir, un protocolo de seguridad común, un «espacio Schengen sanitario», según Europa Press.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats