Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La polución cae más de un 40 % en las tres capitales de marzo a octubre

La reducción de dióxido de nitrógeno pasa del 62 % en el estado de alarma al 22 % en verano

Una boina de polución sobre la ciudad de València F. Bustamante

Los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en las principales ciudades españolas ha cambiado a lo largo de las diferentes fases de la desescalada y la llegada de la «nueva normalidad».

El informe de Ecologistas en Acción «Efectos de la crisis de la Covid-19 sobre la calidad del aire urbano en España» muestra cómo la reducción drástica del tráfico ha provocado una mejora sin precedentes, muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la OMS.

Para este estudio se han realizado mediciones oficiales en 129 estaciones, repartidas entre las 26 principales ciudades españolas (todas las mayores de 150.000 habitantes con más de una estación), entre marzo y octubre de 2020 y de los diez años anteriores.

Este informe recoge que los niveles de contaminación atmosférica en el conjunto de las ciudades estudiadas, son un 38 % inferiores, en los ocho meses que van de marzo a octubre de 2020, que en la media de los meses equivalentes en la década anterior (de 2010 a 2019).

En el caso de la Comunitat Valenciana se concreta en un 45% en València y Alicante y un 35% en Castelló en ese periodo .

Desde Ecologistas en Acción señalan que la calidad del aire esta directamente relacionado con las emisiones de N02 , ya que es el contaminante emitido por los tubos de escape de los automóviles (además de por las calderas industriales y domésticas).

Esto se puede comprobar con la evolución que han tenido estos índices en función del momento de la pandemia.

Los niveles de NO2 cayeron, respecto a los valores medios de la década anterior un 63% (Alacant) 49% (Castelló) y 62% (València), de marzo a junio. Este descenso se redujo al 31% (Alicante) 19% (Castelló) y 22% (València) en verano (22 de junio a 31 de agosto). Durante el otoño (septiembre y octubre), la bajada ha sido del 32% (Alicante) 20% (Castelló) y 38% (València).

Esta comparativa en el conjunto de las ciudades españolas analizadas, corresponde a un descenso del 52 % durante el primer estado de alarma respecto a la media de de la década anterior. Un 28 % en verano y un 29 % en otoño.

Para evitar la vuelta a patrones de movilidad insostenibles, Ecologistas en Acción propone que ese establezcan buenas prácticas como la compra de proximidad, el teletrabajo voluntario, la administración electrónica o el escalonamiento de horarios laborales.

Además, abogan por «la movilidad activa peatonal y ciclista, y el establecimiento del límite de velocidad urbana en 30 km/h como primer paso hacia la implantación de zonas de bajas emisiones ambiciosas en todas las ciudades mayores de 100.000 habitantes».

Compartir el artículo

stats