La Diputación de Castellón asumirá la redacción del plan que determinará las acciones a seguir para proteger los acantilados que conforman el tómbolo de Peñíscola. Lo ha anunciado este mismo miércoles el presidente de la corporación provincial, José Martí, desde la fortaleza de la población, donde ha destacado que con la redacción de este documento se pretende fijar soluciones a los problemas de inestabilidad detectados desde 2019 en la fachada marítima del castillo por la filtración de aguas.

"El desprendimiento de 2019 nos dejó una advertencia clara, teníamos que actuar y empezar a planificar acciones preventivas para garantizar la seguridad de los visitantes y una adecuada protección de todo el conjunto histórico, y así lo hicimos", ha añadido Martí. El presidente ha explicado que en una primera fase confían en la Universitat Politècnica de València para la ejecución de un análisis exhaustivo de la masa pétrea que ha servido para determinar el estado de consolidación del tómbolo. De estos trabajos, en los que se han comparado los datos recogidos en 2018 para hacer una recreación digital fidedigna del entorno, se ha extraído la existencia de riesgos y que el origen de los desperfectos se debe al desgaste provocado en la piedra por la fuerza continuada del agua del mar y a la filtración de la lluvia por las cavidades internas.

La diputada de Cultura y responsable de la gestión del castillo, Ruth Sanz, ha explicado que se han detectado dos áreas más que comparten las mismas características geológicas que la zona que sufrió el desprendimiento a finales de 2019. "Conocedores de esta situación, este mes hemos dado luz verde a la elaboración, por parte de la UPV, de este nuevo plan de acción que determinará las medidas concretas a acometer, la financiación y las instituciones que, por competencias, tendrán que asumirlo", ha dicho.

Martí ha subrayado que lo que está claro es que han de contar con un proyecto en la mano que permita presentarlo a convocatorias de subvenciones nacionales e internacionales, porque de antemano se sabe que el coste de intervención y reparación será "bastante elevado". El plazo máximo de redacción de este documento es de cuatro meses. Los objetivos que tendrá que incluir son el drenaje de las murallas, medidas de protección de los acantilados y acciones para proteger la seguridad marítima.

Visita a la zona afectada

El presidente, José Martí, así como la diputada Ruth Sanz y el alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, se han acercado a la zona afectada en barca para comprobar a primera vista el estado de los acantilados. Los tres han compartido la visión de que se tiene que proteger y poner en valor el patrimonio que atesora la provincia.

En los últimos años, el castillo de Peñíscola -declarado BIC y Monumento Nacional- ha recibido una inversión de 2,5 millones de euros entre fondos propios y externos que han servido para actualizar todos los servicios de las dependencias papales y para musealizar gran parte del recinto. "Todo ello para ofrecer una experiencia más atractiva a los centenares de miles de personas que cada año lo visitan", ha manifestado Sanz. Este es el atractivo turístico más visitado de la provincia de Castellón.

europa press