Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anuncian un hotel en las dos fincas con 16 familias pendientes de desahucio

Los vecinos protestan mañana para pedir la prórroga del contrato de alquiler

Plano de
una planta del
hotel. |   LEVANTE-EMV

Plano de una planta del hotel. | LEVANTE-EMV

El mensaje es claro: cuando finalice el contrato de alquiler dentro de unos meses no lo renovarán así que deben ir buscando otra vivienda. Sin embargo, no están dispuestos a ser expulsados sin defender un centro para los vecinos y no para los turistas, además de criticar unos fondos de inversión que ven en operaciones como la de la calle Turia un lucro asegurado mientras el tiempo pasa y el centro se vacía.

Primero les dijeron que debían marcharse porque un grupo francés quería construir 32 apartamentos turísticos donde hoy residen 16 familias en los números 49 y 51 de la calle Turia. Ahora contemplan atónitos cómo una asesoría que se dedica a sugerir «propuestas en actividades de inversión inmobiliaria» anuncia las viviendas donde llevan décadas residiendo como un hotel de tres estrellas, con 111 camas. Planos e infografías incluidas.

Sobre los vecinos que hoy habitan ese mismo espacio nada se dice en ninguno de los proyectos, pero ellos no están dispuestos a ser expulsados de sus casas sin pelear.

Concentración de las familias

Por eso, anuncian una protesta para mañana sábado 27 de marzo, a las 12 horas, porque lo que sí está claro es que los herederos de la que fue durante años la propietaria de estos inmuebles quieren vender y un alquiler razonable no parece ser una opción legítima ante un negocio turístico que expulsa a los vecinos del centro en aras del enriquecimiento de los fondos de inversión. Primero, de Ciutat Vella y ahora, de Extramurs.

Los vecinos no estarán solos en la concentración ya que cuentan con el apoyo de colectivos sociales como la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH), Veïnat en Perill d’Extinció y EntreBarris.

Actuaciones de Vivienda

La Conselleria de Vivienda y el Ayuntamiento de València se reunieron con los vecinos hace dos semanas para recopilar información con el objetivo de paralizar la operación urbanística y defender las viviendas de los vecinos.

El consistorio diseñó un plan para poner coto a unas operaciones inmobiliarias que están dejando el centro de la ciudad sin residentes, pero solo afecta a Ciutat Vella y la calle Turia se queda fuera del plan. Por dos calles, pero así es. La conquista de los fondos buitre de murallas para fuera ya ha comenzado.

Por ello, los vecinos exigen a las Administraciones que actúen con rapidez ya que, aunque los planes inmobiliarios para estas dos fincas proliferan «existen medidas que las instituciones pueden llevar a cabo, como la compra del edificio acogiéndose al derecho de tanteo y retracto».

«Pedimos a los actuales propietarios la renovación de todos los contratos de alquiler por cinco años a un precio justo y asequible. Además, exigimos a las administraciones públicas que tomen partido y paren la expulsión del vecindario y de los comercios y la conversión de los edificios en negocios turísticos», afirman lso vecinso afectados tras reclacar que no tienen «intención de irse» de la finca.

La protesta, además, busca también reivindicar «el valor social de un vecindario y de unos comercios y equipamientos que hacen comunidad al barrio del Botánico desde hace cuatro décadas». Por ello señalan que, si las administraciones no actuan, se expulsará, entre otros, a una pareja de personas mayores de 89 y 90 años que viven con un contrato de alquiler de renta antigua y que llevan 40 años en el edificio. Igual que la escoleta que ocupa los bajos del edificio y que es la escuela infantil de muchos niños del barrio.

Empieza así «una lucha colectiva para frenar su expulsión, pero también para denunciar la presión inmobiliaria y turística que reciben las zonas de Ciutat Vella y Botánico, y evitar que vuelven a repetirse casos como este».

Compartir el artículo

stats