Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazón comienza su "conquista"

El preferido de Génova para liderar el PPCV busca un golpe de efecto al lado de los principales rostros del partido

Carlos Mazón saluda a Felipe VI en el acto de ayer de la patronal CEV en Castelló. | LEVANTE-EMV

Carlos Mazón saluda a Felipe VI en el acto de ayer de la patronal CEV en Castelló. | LEVANTE-EMV

Ayer con Felipe VI en Castelló y hoy al lado de la estatua de Jaume I, rey de reyes para los valencianos, icono patrio por excelencia como fundador del Reino de València. Carlos Mazón empieza hoy su andadura hacia el trono del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (primer paso hacia aspiraciones mayores en la Generalitat) aferrado a los símbolos, rememorando imágenes pasadas de Francisco Camps.

El lugar elegido para la presentación del candidato ante las cámaras (la convocatoria no lo explicita, pero se entiende que ese es el objetivo de la cita a los medios de comunicación) está cargado de simbolismo: junto a la efigie del rey conquistador. Con eso está dicho todo. Allí «se encontrará con compañeros del Partido Popular», afirma el anuncio del acto. La intención, según ha podido saber este diario, es congregar a los principales rostros de la familia popular valenciana. Todo un golpe de efecto para presentarse en València el presidente de la Diputación de Alicante. Dirá tanto quien esté como quien se ausente.

Será una coincidencia, pero el secretario general del PP, Teodoro García Egea, habló ayer de la relevancia de «reconquistar una comunidad importantísima», una autonomía «fundamental para el futuro de España».

Mazón es el preferido de la dirección nacional del PP. Nadie lo pone en duda. La presidenta saliente del PPCV, Isabel Bonig, lo dio a entender ayer, en su despedida, cuando dijo que Génova le comunicó que «había un mejor candidato». «No quería guerra y era necesario dar un paso al lado», sentenció.

El ahora presidente del PP de Alicante no es nuevo en València. Llegó con 25 años (ahora tiene 47) de la mano del entonces jefe del Consell, Eduardo Zaplana, para dirigir el Institut de la Joventut (IVAJ) y desde entonces ha ocupado diferentes cargos vinculados a la Administración: desde director de Comercio a vicepresidente de la diputación alicantina (con Joaquín Ripoll) y director gerente de la Cámara de Comercio provincial.

El lugar elegido para su primer acto en la carrera hacia el liderazgo del PPCV, los jardines del Parterre, no es solo el hogar de la estatua de Jaume I. Está también junto al edificio del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano. Los simbolismos, a veces, los carga el diablo, subrayaban ayer cargos de la izquierda.

Mazón tiene a la dirección del PP a su lado, por su proximidad personal con Egea y Casado, pero su desafío para asentarse como líder es Valencia, donde su etiqueta de zaplanista no es la mejor carta de presentación: retrotrae a guerras de poder entre el centro y el sur. Todo aquello de zaplanistas y campsistas (Francisco Camps ayer salió públicamente a elogiar a Bonig). El papel de la portavoz en el Ayuntamiento de València, María José Català, es el que muchos esperan clave en el engranaje para ganarse Valencia (como Rita Barberá lo fue con Zaplana). Podría ser la número dos del proyecto. Ella se deja querer.

Compartir el artículo

stats