Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quince millones unidos por la financiación

La suma mañana de Andalucía al bloque de la C. Valenciana y Baleares por la reforma del modelo tiene el valor simbólico de aunar a las dos comunidades más pobladas gobernadas por PP y PSOE y demuestra que el conflicto trasciende ideologías

Ximo Puig y Juanma Moreno conversan en Barcelona el pasado junio. | E.P.

Ximo Puig y Juanma Moreno conversan en Barcelona el pasado junio. | E.P.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, y el de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, se reunirán mañana en el Palacio de San Telmo de Sevilla en un encuentro institucional para afianzar su alianza de cara a la reforma de la financiación autonómica.

La cita resulta trascendente por varios motivos. El más evidente, porque plasma el acuerdo entre dos territorios que, junto a las Islas Baleares, suman casi 15 millones de habitantes y piden un cambio en el reparto de fondos de la Administración del Estado en favor de las autonomías siguiendo criterios de población ajustada.

Puig y Moreno presiden las autonomías con más población gobernadas por el PSOE (la C. Valenciana) y por el PP (Andalucía). Hasta ahora, el Gobierno central ha mantenido que abrir el melón de la reforma de la financiación es arriesgado en una España tan polarizada donde los acuerdos son utopía. Por eso, el encuentro de este martes en Sevilla trasciende también lo político, porque demuestra que la batalla por la nueva financiación supera esa disputa entre partidos.

«La mejora del sistema de financiación autonómica es una prioridad para ambas autonomías», destacaban ayer en un comunicado la Generalitat y la Junta andaluza. Tal como ambas administraciones señalan, la Comunitat Valenciana y Andalucía «son dos de los territorios que están a la cola del actual sistema de reparto de fondos y que, además, sufren un mayor déficit de financiación en unas condiciones muy similares».

«Con esa problemática común sobre la financiación encima de la mesa, el jefe del Consell acordó con su homólogo andaluz celebrar este encuentro entre ambas comunidades para abordar una posible reforma del modelo de financiación con la vista puesta en la intención del Gobierno de presentar una propuesta en noviembre», indica el comunicado.

El marco del encuentro entre Puig y Moreno es similar al que se produjo en julio cuando el presidente de la Generalitat acordó con su homóloga en el Govern balear, Francina Armengol, formar una alianza contra la infrafinanciación de sus respectivas comunidades.

Puig también abordó el tema hace unas semanas con el presidente catalán Pere Aragonés quien, aunque no mostró su apoyo explícito a este bloque por particularizar su propio conflicto con el Gobierno central, sí ofreció «complicidad» al jefe del Consell para acabar con el maltrato financiero.

Ayer, el director general de Relaciones con las Comunidades Autónomas, Jorge Alarte, destacó que el encuentro con Andalucía «se suma a los contactos permanentes que la Generalitat mantiene con diferentes autonomías de todos los colores políticos». La intención de Puig -subraya la Generalitat- es «tejer complicidades con otras autonomías para de forma transversal ir articulando un nuevo modelo que mejore el actual dentro de un espacio de consenso global».

Es probable, así, que el jefe del Consell busque encuentros similares con otros gobiernos autonómicos de tradicional peso histórico e incluso con las autonomías de la España más despoblada, que temen que la reforma impulsada por Puig les perjudique.

Compartir el artículo

stats