Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El debate sobre la jornada escolar vuelve dos cursos después

Educación redacta un nuevo borrador mientras las ampa piden aplazar la cuestión y los sindicatos reclaman extraescolares gratuitas

Un alumno, de camino al colegio, en València.

Un alumno, de camino al colegio, en València.

El debate sobre la jornada escolar vuelve a estar sobre la mesa casi dos cursos después y pandemia mediante. Mejor dicho, está sobre la mesa de negociación de la Conselleria de Educación con los sindicatos docentes y las ampa. Esta semana, la comunidad educativa ha debatido el proyecto de orden de modificación de la jornada escolar para definir el procedimiento y la manera en la que los centros educativos podrán cambiar su horario. 

Se trata de una tendencia que se inició hace unos cursos, por lo que en 2019-20 ya había 653 colegios valencianos que habían decidido sustituir la tradicional jornada partida de mañana y tarde por una continua que generalmente acaba a las 13.00h y se completa con extraescolares después de comer.

En 2019, la Conselleria de Educación inició los trámites para modificar el procedimiento, lo que ya generó opiniones contrarias pero, posteriormente, quedó en el aire por la crisis sanitaria. Ahora, Educación lo retoma con un borrador que apunta que el proceso debe iniciarlo el consejo escolar con el voto a favor de dos tercios de sus miembros, lo que luego también debe ser refrendado por dos tercios del claustro. 

Superados estos trámites, "la consulta a las familias tendrá carácter obligatorio" y, según consta en el texto provisional, deberá ser "antes del inicio del periodo de admisión del alumnado".

Lo que cambia con respecto a la norma seguida por los primeros centros que modificaron su horario es que en el borrador ya no es obligatorio que, a los tres años de implantar la nueva jornada, se vuelve a realizar una consulta a las familias.

En concreto, se detalla que "una vez aprobada la modificación de la jornada escolar su vigencia se mantendrá mientras no se inicie de nuevo el procedimiento de propuesta de modificación por el consejo escolar". Eso sí, si por algún motivo se quisiera revertir la jornada o hacer una consulta, se haría de forma similar al procedimiento inicial.

La opinión de sindicatos y familias

Esta cuestión, tan importante para la conciliación de las familias y que marca la jornada laboral de los docentes, ha generado numerosas reacciones. Precisamente por su relevancia, la Confederación de ampa Gonzalo Anaya pide aplazar el debate de los tiempos escolares. En concreto, solicitan a Educación "posponer el proyecto" ya que, como recuerdan, las familias todavía tienen limitado el acceso a los centros educativos. Además, consideran que este curso ya hay muchos cambios y cuestiones que desarrollar: "como son las elecciones a consejos escolares de centro, la aplicación y la adaptación a la Lomloe, los nuevos planteamientos para la docencia (ámbitos, codocencia...)".

Por otro lado, desde la confederación también consideran que se debería esperar a las conclusiones de la comisión de racionalización de usos del tiempo de las Corts, "porque los tiempos escolares no se pueden desvincular del tiempo de la sociedad en su conjunto".

Asimismo, las ampa critican que no se cuente con estudios científicos que marquen cuál es la mejor jornada escolar, por lo que ha vuelto a pedir a la conselleria una evaluación externa de los programas experimentales ya desarrollados. "Sin estudios científicos y sin evaluación externa no podemos reabrir el debate", concluyen.

Por su parte, los sindicatos también tienen objeciones. Stepv asegura que la reunión de "dos horas y media" mantenida el jueves con la conselleria es "totalmente insuficiente para negociar una orden que llevábamos esperando dos cursos". Por esto, amenazan con recurrirla por "falta de negociación" si finalmente llega a aprobarse y no se convoca una segunda mesa.

Entre otras cosas, detallan que el texto provisional "sigue arrastrando carencias que ya encontrábamos en la anterior regulación" y, como las ampa, piden "conocer una evaluación de los últimos años sobre la aplicación de la jornada escolar de mañana".

Además, ven necesaria una partida presupuestaria para actividades extraescolares gratuitas; y que el porcentaje de votos para aprobar el cambio sea sobre la participación, no el censo total, entre otros puntos.

Por su parte, la Federació d'Ensenyament de CC OO también demanda extraescolares gratuitas -"como una oferta educativa más de la escuela pública"- y que debería ser necesario al menos el 55 % de votos favorables sobre los emitidos, no del censo total, para llevar adelante un cambio; punto en el que también coincide CSIF, que a su vez reclama que los centros que se acojan a la jornada continua cuenten con extraescolares, financiadas y articuladas por la conselleria.

Compartir el artículo

stats