Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ancianos en residencias tendrán una vacuna reforzada contra la gripe

El Centro Europeo de Control de Enfermedades alerta de que la temporada puede adelantarse y ser más agresiva para los más mayores

Encarnación, de 91 años, recibió ayer su vacuna contra la gripe y la tercera dosis de la covid en el Centro de Salud Plaza Segovia. m.a.montesinos.

Los mayores internos en residencias tendrán este año una protección extra ante el virus de la gripe: su vacuna es específica y de «alta carga antigénica» lo que les asegura una cobertura reforzada ante el virus de la «influenza» con entre un 20 y un 40 % más de efectividad que el resto de inyecciones. Son 30.000 de las 1.285.000 vacunas antigripales que la Conselleria de Sanidad ha adquirido para esta campaña de vacunación 2021-2022 que comenzó ayer miércoles, suficientes para los cerca de 20.000 mayores que hay ahora en las 329 residencias de las tres provincias.

Como la gran mayoría de las compradas, están formuladas para proteger contra cuatro cepas diferentes de la gripe, las marcadas por la Organización Mundial de la Salud, como las más susceptibles de ser las circulantes en el hemisferio norte pero, además tienen «más carga» de antígenos de cada uno de estos cepas.

El objetivo es ofrecer la mayor protección posible a este colectivo, uno de los que mayor riesgo tiene si se infecta con la gripe por su condición de personas envejecidas con un sistema inmune más débil, con problemas de salud crónicos que se pueden descompensar con una infección de gripe y por vivir en entornos institucionalizados.

Para ellos, y también para los mayores de 70 años y embarazadas, comenzó ayer oficialmente la campaña de vacunación contra la gripe, primer día en el que se pusieron 21.375 dosis. Este es el segundo año que se hace especial énfasis en la importancia de vacunarse contra la gripe al coincidir con la presencia del coronavirus SARS-CoV-2 y ya sabiendo que es posible infectarse de los dos virus a la vez, situación en la que el riesgo de muerte se duplica por dos.

Los expertos llevan semanas pidiendo a los colectivos de riesgo que se vacunen, ya no solo por el riesgo intrínseco que tiene una epidemia de gripe (y que en la Comunitat Valenciana ha dejado en años anteriores unos 300 muertos cada año) sino porque se desconoce cómo será la temporada: si apenas habrá casos de gripe como el año pasado o si, por el contrario, tras un año en blanco y con el coronavirus «controlado», la «influenza» puede volver a reclama r su sitio y con más fuerza.

Advertencia desde Croacia

Por lo pronto, desde el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC por sus siglas en inglés) han alertado de que esta temporada de gripe que viene podría ser «severa» para los más mayores ya que las primeras detecciones de gripe que se están dando (en Croacia y más pronto de lo que se esperaba) son del subtipo A (H3N2) que de manera significativa afecta más a la población envejecida y está asociada a niveles menores de efectividad de la vacuna antigripal.

«Las detecciones tempranas del subtipo A (H3N2) indican que la próxima temporada de gripe podría ser severa, aunque no podemos saber seguro cómo se desarrollará», asegura Pasi Penttinen, jefe del programa de gripe del ECDC.

Para el experto valenciano en vacunas contra la gripe e investigador en Fisabio, Javier Díez, el anuncio del centro europeo no deja de ser «alarmista» ya que aunque sí es cierto que este subtipo de virus de la gripe «es uno de los más agresivos y cuando es predominante ingresan más personas por gripe», desde las primeras detecciones del virus hasta su llegada a España y, en concreto a la Comunitat Valenciana a finales de diciembre o principios de enero «puede cambiar el tipo que es predominante. No podemos saber todavía si será ese o no».

Lo cierto es que las pocas detecciones de gripe que ya se han aislado en España «en Cataluña, Baleares y Galicia» son todas de este subtipo, «pero no sabemos qué pasará. Una golondrina no hace verano», ilustraba el portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y director el Centro Nacional de Gripe de Valladolid (Valladolid NIC), José María Eiros.

No hay dos temporadas flojas

Pese a que predecir qué pasará en gripe es siempre complicado, desde el Centro Nacional de Gripe de Valladolid, su director cree que la temporada casi en blanco que se pasó en 2020-2021 sí puede ser indicativo de que este año haya una epidemia «más precoz e intensa. Por nuestra experiencia, pensamos que tras una con poca circulación de gripe —solo se documentaron 12 cepas de virus en España— es creíble que venga otra más precoz e intensa pero no lo sabemos».

Díez coincide en este punto con Eiros: «la temporada puede ser agresiva, sí, porque el coronavirus ya no ocupa el espacio viral y no habría interferencia» pero ambos ponen en valor el papel que este año también van a tener las medidas de control no farmacológicas como la mascarilla o la distancia.

«La cultura de prevención en la población ha cambiado con el coronavirus», apunta Eiros. Díez va más allá y apunta a los niños, los grandes difusores de la gripe, como la barrera que puede amortiguar el impacto del virus esta temporada. «Si hay gripe en niños, hay gripe en la población y si en los colegios se mantienen las medidas de control, que lo están haciendo muy bien, pueden hacer de barrera», asegura Díez.

Compartir el artículo

stats