Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV se aferra tras la salida de Lastra al relanzamiento electoral

La dirección valenciana fue una de las que transmitió a Sánchez la necesidad de cambios

Puig, Fernández Bielsa y Lastra, durante el último congreso provincial de València. | GERMÁN CABALLERO

Ximo Puig hablaba ayer en el acto de presentación del proyecto de Amazon en Onda del valor de la estabilidad como polo de atracción de inversiones. No es un concepto que acompañe mucho a la izquierda en los últimos meses. Los socialistas españoles habían salido reforzados del debate del estado de la nación. Pero menos de una semana después, el partido era noticia ayer por la marcha de la número dos, Adriana Lastra. Por sorpresa (por su embarazo), sin que haya de momento un relevo, algo extraño en estos movimientos (orgánicos o de gobierno) cuando los controla Pedro Sánchez. No obstante, la zozobra interna daba paso en pocas horas a un impulso a la renovación de la dirección, un plan del que Moncloa ha enviado globos sonda en las últimas semanas.

El socialismo valenciano (su cúpula) se agarraba ayer a ese elemento de relanzamiento interno de cara a las elecciones autonómicas y municipales del mes de mayo de 2023. Todo dependerá de la profundidad de los cambios en la dirección de Ferraz y de la persona elegida para la vicesecretaría general del partido. Pero el PSPV ha sido una de las federaciones que en las últimas semanas ha hecho llegar a Sánchez su preocupación por el rumbo de la dirección socialista y la batalla interna entre Lastra y el secretario de Organización, Santos Cerdán.

El resultado de las elecciones en Andalucía hace un mes y la intervención de Lastra huérfana de autocrítica no gustaron en la dirección valenciana, en manos de Ximo Puig, y según ha podido saber este diario, la opinión se trasladó a Sánchez.

Desencuentro en el provincial

El congreso federal que los socialistas celebraron en València en otoño pasado mostró la sintonía de los dirigentes del PSPV con Lastra, que tuvo gestos de afecto con la segunda línea valenciana, que trabajó duro por el buen resultado organizativo del cónclave. Sin embargo, las relaciones tuvieron algún resbalón después. Cuestiones de protocolo, pero que quedan marcadas. Fue durante el congreso provincial de Valencia, el que coronó a Carlos Fernández Bielsa. La vicesecretaria general acudió y defendió que le tocaba cerrar el acto junto al nuevo líder provincial. El PSPV (de país) se opuso. Y consideró que el cierre correspondía al president de la Generalitat y líder de la federación socialista valenciana. Chocaron y la herida quedó ahí.

Bielsa es quizá el dirigente valenciano con quien más relación ha mantenido Lastra en los últimos tiempos. En clave interna es quien más puede echar de menos su ausencia en Ferraz. Al menos, en el corto plazo. El secretario general de la provincia de Valencia ha estrechado lazos con el núcleo de la exvicesecretaria general, como el portavoz en la ejecutiva, Felipe Sicilia, que ha acudido a algún acto de la provincia en las últimas semanas. Asimismo, Bielsa pudo almorzar con Lastra tras el último comité federal, a diferencia del resto de la delegación valenciana. La dirección provincial sostiene, no obstante, que su objetivo es favorecer la sintonía y la cohesión interna. Y que su mirada solo está puesta en las elecciones de 2023.

La salida de la política asturiana significa asimismo la caída de otra de las dirigentes más fieles a Sánchez, de las que estuvo a su lado en los peores momentos y lo alentó después a intentar recuperar el poder del PSOE. Ese marco ofrece paralelismos con lo sucedido hace un año con el exministro valenciano José Luis Ábalos, el único líder provincial que respaldó al hoy presidente del Gobierno cuando se lanzó a recuperar la secretaría general del PSOE.

Puig señaló ayer sobre la dimisión de la vicesecretaria general del PSOE que es «una decisión personal» y agradeció su trabajo. Al tiempo, mostró su deseo de que le vaya «lo mejor posible» en lo personal, según recogió Europa Press. «Creo que es una decisión de carácter personal y, por tanto, nada que decir. Simplemente agradecerle el trabajo que ha desarrollado y esperar que en lo personal le vaya lo mejor posible, pues es una etapa muy importante de la vida de cualquier persona, y de una mujer especialmente», dijo el jefe del Consell.

Compartir el artículo

stats