Durante los 150 años de historia de Levante-EMV han sido múltiples los sucesos que han acaparado la portada del diario. Cada una de estas tramas atrapaba en las páginas del periódico a miles de lectores que querían saber qué había ocurrido para que se cometieran o produjeran tales atrocidades. Tres de estos sucesos quedarán reflejados en la exposición de 150 portadas históricas de Levante-EMV que, patrocinada por Global Omnium, CaixaBank y Grupo Boluda, homenajeará a la sociedad valenciana a partir del próximo viernes 14 de octubre en la plaza de la Reina de València.

«El crimen del correo de Andalucía». Con ese sobrenombre se conoció el caso por el que cinco hombres asesinaron a dos empleados de Correos y robaron 40.000 pesetas -creyeron que se iban a llevar un millón- que dejó atónita a buena parte de la sociedad española, y también la valenciana, en 1924. El 26 de abril de aquel año, El Mercantil Valenciano llevaba a portada el suceso con una imagen de uno de los principales sospechosos de haber cometido los asesinatos, Honorio Sánchez, y narraba la «historia del crimen deducida de las declaraciones hechas hasta ahora por los autores». Los ladrones fueron juzgados a los 27 días de los asesinatos y ejecutados a los 29 después de haber cometido el crimen.

El 26 de abril de 1924, El Mercantil Valenciano publicó en portada una imagen de uno de los principales sospechosos del Crimen del Correo de Andalucía. Levante-EMV

Más cercana a los lectores fue la tragedia de Xirivella de 1980. El 24 de septiembre de aquel año un accidente de autobús acababa con la vida de 25 personas en dicha localidad valenciana. Un tren correo procedente de Madrid chocó con el autocar, que realizaba el servicio entre València y Torrent. A los 25 muertos se sumaron otros 29 heridos. Las imágenes con que abría Levante al día siguiente mostraban cómo el autobús quedó totalmente destrozado y varias sábanas cubriendo los cadáveres.

Portada del 25 de septiembre de 1980, tras la tragedia de Xirivella en la que murieron 25 personas. Levante-EMV

Posiblemente el crimen que más ha marcado a la sociedad valenciana en los últimos 150 años haya sido el de las tres niñas de Alcàsser: Míriam, Toñi y Desirée. Millones de españoles estaban pendientes de su paradero hasta que se descubrió que habían sido violadas y asesinadas sin ningún escrúpulo. El jueves 28 de enero de 1993 Levante-EMV informaba en su portada del hallazgo el día anterior de los cadáveres: «Las niñas fueron enterradas en un rincón inaccesible en Tous». El caso dio para un amplio serial que duró años.