30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rehabilitado el aljibe medieval de la ermita el Puig de Xàtiva en la novena fase de las obras

La intervención fue idea del arquitecto redactor del proyecto y director de las actuaciones y potencia un elemento que además tendrá utilidad práctica

Aljibe del Puig.

Aljibe del Puig.

Esta semana han finalizado los trabajos de recuperación del antiguo aljibe de la ermita del Puig, actuación que complementa la novena fase de restauración del templo que concluyó en mayo bajo proyecto y dirección del arquitecto Vicente Torregrosa. Precisamente, un informe de este arquitecto alertaba de que, al finalizar dicha fase, se ponía en evidencia la necesidad de reparar el aljibe, ya que la recogida de aguas evitaría filtraciones indeseadas que pudieran afectar a la estabilidad de los muros de cierre del patio de la ermita.

La intervención, que apenas ha durado quince días, ha supuesto la inversión de 13.600 euros con recursos propios del ayuntamiento y la ha llevado a cabo la empresa setabense Consval 2012, S.L.

El teniente de alcalde Ignacio Reig ha puesto en valor la tarea de recuperación de la ermita del Puig. Para el edil, «lo importante a destacar es que avanzamos en la recuperación de un elemento patrimonial clave para la historia de la ciudad, que había sido largamente reivindicada por la sociedad civil, no sólo de Xàtiva, sino de otros municipios vecinos que aprecian este monumento», manifestó ayer.

Reig ha recordado que «gracias a la ayuda de la Diputación de Valencia, pudimos llevar a cabo la novena fase de la rehabilitación, con una inversión de 150.000 euros. Pero nos faltaría acometer una décima fase, con un coste estimado de 200.000 euros más», según estima Reig en base a las actuaciones pendientes y que ya avanzó meses atrás en declaraciones a Levante-EMV. El concejal destaca que «a estas alturas, podemos decir que hemos conseguido salvar el Puig; que el edificio ya no corre peligro de derrumbe y esto debe ser un motivo de satisfacción para todas y todos», señaló el regidor.

El aljibe, ubicado en el patio de acceso del edificio, tiene una capacidad de almacenamiento de aproximadamente 35 m³. Tiene dos entradas de agua; una proveniente del patio donde se ubica y otra, de las cubiertas de la vivienda del ermitaño. Además, posee una salida que conecta con el otro aljibe, a un nivel inferior. Volver a poner en funcionamiento el aljibe permitirá la obtención del agua necesaria para futuras obras de intervención en la ermita, han añadido.

Compartir el artículo

stats