Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MATISOS DISCORDANTS

Xàtiva y su ninguneo como capital cultural

El pasado lunes se conocía la elección, por la Generalitat Valenciana, de los municipios que ostentarán la capitalidad cultural de la Comunitat Valenciana durante el año 2023. Guardamar del Segura y Geldo han sido seleccionadas entre las más de una decena de candidaturas presentadas. Xàtiva era, una vez más, candidata y no ha sido elegida. Silencio sepulcral en la ciudad y los medios locales de comunicación. Ningún responsable municipal se ha pronunciado al respecto. Poco o nada ha sabido la opinión pública setabense acerca del proyecto presentado.

Llueve sobre mojado en este asunto del ninguneo por parte de la Conselleria de Cultura respecto a Xàtiva en la elección de la capital cultural, teniendo en cuenta que la mayoría de la comisión evaluadora la compone la cúpula directiva de esa conselleria. Gandia fue elegida como primera capital cultural para el periodo 2017-2018. Con la incorporación de la doble distinción para municipios de más y de menos de 5.000 habitantes, Sagunt y Potries tomaron el relevo en 2018-2019; Altea y Vilafranca lo fueron durante el periodo 2019-2020; Alcoi y Bocairent ostentaron el reconocimiento en 2021, y las actuales capitales culturales valencianas en 2022 son Alzira y Aielo de Malferit

El discurso oficial habla de proyectos elegidos en los que se sitúa la cultura como motor de cohesión social, desarrollo económico y bien esencial para la ciudadanía. En esta elección se ha valorado la previsión de acciones de vertebración cultural, potenciación del asociacionismo municipal vinculado a la cultura, democratización de la cultura y fomento del patrimonio arqueológico valenciano y de atracción de público y visitantes, en el ámbito del turismo cultural y sostenible más allá del modelo turístico de sol y playa. Y llama la atención, al mismo tiempo, que se reconoce en los municipios elegidos la existencia, en el caso de Guardamar del Segura, de un excepcional patrimonio arqueológico, con los yacimientos de la Rábita Califal y La Fonteta, así como un icono, el busto de la Dama de Guardamar, que fue encontrada en el yacimiento de Cabezo Lucero; sin olvidar la importancia que tiene como enclave por lo que respecta a la arqueología submarina. En el caso de Geldo se ha valorado la visibilidad de su patrimonio con el castillo palacio de los Duques de Medinaceli.

Sigue sorprendiendo, pues, que la histórica ciudad de Xàtiva, con su potente legado monumental y cultural, quede de nuevo fuera de la designación. Resulta increíble que la que fuera durante siglos segunda ciudad del Reino de Valencia, cuna del papel en Europa, patria de los papas Borja, del pintor Españoleto y del taquígrafo Martí, defensora sacrificada en llamas de la perdida identidad foral valenciana y con una decena de monumentos nacionales en el segundo conjunto histórico más extenso de las tierras valencianas, no sea capital cultural de la Comunitat Valenciana.

Alguien, en la Generalitat Valenciana y concretamente en su conselleria de Cultura —que tiene a Xàtiva, como a su emblemático castillo del que es propietaria, prácticamente en el olvido, cuando debería prestarle una atención especial por su bagaje histórico-cultural referentes—, debería explicar a la ciudadanía setabense las razones de este ninguneo despejando las serias dudas de que esto sea una inadmisible cuestión político-partidista. La recientemente nombrada consellera de Cultura llamó personalmente a los alcaldes de las ciudades designadas, pero todavía no se ha acercado a Xàtiva. Y alguien también, en el ayuntamiento, debería explicar, con luz y taquígrafos, si la no elección es un problema de carencias en la propuesta por no articular una competitiva candidatura, para la que hay mimbres de sobra.

La declaración de capital cultural de la Comunitat Valenciana es un reconocimiento de ámbito autonómico que supone promoción y contribuye a la atracción de visitantes. Las dos nuevas capitales culturales valencianas contarán con fondos económicos para desarrollar sus propuestas y con una programación musical, escénica y expositiva de espacios, instituciones culturales y museos de ámbito autonómico.

Compartir el artículo

stats