29 de junio de 2012
29.06.2012

El dibujante 'satánico' que desafió a Franco

30.06.2012 | 04:51

Una investigación recupera a Bluff, ilustrador fusilado en 1940 en Valencia por las viñetas que siguió publicando en la Modelo

Olivia Gómez pregunta desde Nueva York: «¿En España se conoce el trabajo de mi padre?» Su padre es Carlos Gómez Carrera (Madrid, 1903 - Valencia, 1940), dibujante conocido como Bluff, y la respuesta es no. Gómez Carrera es uno de esos humoristas gráficos de cuya historia solo se conocen hoy retazos dispersos. Dedicado a un arte descalificado en ocasiones como menor, no ha corrido la suerte de otros intelectuales fieles a la República y el silencio de 40 años ha llevado su nombre al olvido. Pero hay quien lucha por rescatar su memoria: «Bluff es un dibujante de culto, indispensable para el conocimiento de la Historia del Humor Gráfico Español», afirma el dibujante e investigador valenciano Lamberto Ortiz, que lleva más de tres años persiguiendo las huellas de Gómez Carrera y que ultima una biografía que verá la luz pronto.

Bluff no tocó un arma durante la Guerra Civil, que vivió en Valencia desde finales de 1936 dibujando para Adelante, La correspondencia de Valencia y La traca en defensa de la II República, y se fió de la promesa de que quien no tuviera las manos manchadas de sangre no tenía nada que temer. El 29 de marzo de 1929, La correspondencia fue intervenida y él regresó a su casa de Madrid, donde estaban su mujer y su hija. El 28 de abril de aquel año era detenido y, tras pasar por el Reformatorio de Alicante y otros correccionales, era encerrado en la Cárcel Modelo de Valencia.

Solo saldría de allí para ser fusilado en las tapias del cementerio de Paterna tal día como hoy de 1940. Su sentencia de muerte, recuperada por Ortiz en Instituciones Penitenciarias —así como sus últimas viñetas—, lo culpa de «alta traición a la patria» y lo califica de «dibujante satánico, que está engañando a la Gloriosa España Nacional, al dibujar con doble sentido».

Bluff no empuñó jamás un arma, pero no se arredró ni en la prisión, donde su lápiz continuó cargado de acidez y contenido crítico contra la dictadura franquista, aunque fuera, claro, bajo metáforas y símbolos. De ahí, el «doble sentido» de la sentencia.

Encerrado, Gómez Carrera pasó a dibujar para Redención, semanario pensado para reeducar a los presos y que era el único medio de información al que tenían acceso. Creó las tiras de «Don Canuto, ciudadano peso bruto» (inicialmente era «preso bruto») y las dos últimas, por las que fue condenado a muerte —se reproducen en esta página—, se publicaron el 20 y 27 de abril de 1940. La primera juega con el lema de que «los republicanos no usan sombrero». En la segunda, dos rudos pescadores se disputan un pez: fue interpretada como que falangistas y carlistas se peleaban por España (lucha muy de aquel momento). Le valió la muerte al lado del director de La traca, Vicent Miquel Carceller, y otros. La maleta que dejó con sus dibujos nunca llegó a su madre. Solo recibió una corbata, un cinturón, una camisa, algún dibujo menor, relata Ortiz. Eso y una tumba de silencio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.