Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Francisco Coll: "Los poetas y compositores somos los artistas más invisibles"

«Cuando me atascaba en la obra iba a mi biblioteca musical y le preguntaba a Mahler: ´¿tú cómo saldrías de aquí´? y su partitura me ayudaba»

Francisco Coll: "Los poetas y compositores somos los artistas más invisibles"

Francisco Coll: "Los poetas y compositores somos los artistas más invisibles"

En tan solo 24 minutos, Francisco Coll (València, 1985) mostrará el jueves «el punto culminante» de sus últimos 10 años como compositor. Una década en la que ha triunfado por auditorios de todo el mundo. El valenciano estrena en España, en el Palau de les Arts, su primera sinfonía, Mural. Coll -que en 2013 recibió el premio Talento Joven que organiza Bankia y Levante-EMV- regresa al coliseo valenciano, que en la pasada temporada programó su debut en la ópera con Café Kafka.

P ¿Qué es «Mural»?

R Es un encargo conjunto de la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo, de la Joven Orquesta Nacional de Gran Bretaña y Les Arts. Es una obra para gran orquesta, tiene cinco movimientos y se puede entender como mi primera sinfonía. Es el punto culminante de mis últimos 10 años. Empecé con ella en 2013 y la acabé en 2015. Me ha servido de trampolín estético para explorar otras cosas.

P ¿A qué cambios se refiere?

R Cuando sales del ambiente académico procuras llevar la contraria, ser radical y rebelde en lo establecido, ir a las vanguardias. Después de 10 años te rebelas y ahí es donde estoy ahora. Hago una síntesis entre la tradición y la vanguardia. En mi lenguaje actual cohabitan aspectos nuevos con otros que resultan reconocibles. Mi música, a partir de Mural, es más comunicativa, aunque necesito que mi obra tenga una carga intelectual. Así el entendimiento será mejor. Yo no escribo para expertos.

P La incorporación de elementos tradicionales, ¿es por deseo o por obligación?

R Cuando me han obligado a algo hago lo contrario. Por haber ya un camino hecho he escogido otro. La tradición es simplemente por respeto a algo que admiro. Estuve dos años con esta obra; cuando tenía algún problema o me atascaba iba a mi biblioteca musical y le preguntaba a Mahler: «¿tú cómo saldrías de aquí?» y su partitura me y ayudaba. Navego en un mar de influencias y no tengo reparo en reconocerlo. Suelo mirar al pasado cuando escribo porque lo de mirar al futuro me parece una incongruencia, arrogante incluso.

P ¿Para quién escribe: para usted, para el público que viene al auditorio o para el que le gustaría que viniera?

R Para el público no puedo escribir porque hay muchos. Escribo para mí, es una actividad muy complicada, pero me hace feliz, me ayuda entender el mundo en el que vivo. Me gusta la sociología, pero la afronto desde el punto de vista estético. Cada vez que acabo una pieza me siento mas maduro.

P ¿Cuáles son sus referentes?

R Stravinski, Bartók, Ligeti y Thomas Ades, que tengo la suerte de que es mi mentor. Creo que es el compositor más interesante de la actualidad, el que mejor refleja el mundo en que vivimos. Mural quiere ser un reflejo de nuestra sociedad. Parece que en la sociedad solo importan los extremos. Mi música refleja el cambio brusco al que estamos acostumbrados. Cuando vamos a un concierto esperamos algo más lineal. Me interesa crear músicas tridimensionales. En el barroco se alternaban pasajes fuertes con piano. En mi música los pongo al mismo tiempo, se crea un cubo; es la unión de contrarios para crear un espacio en el que sumergirte.

P No suena muy tradicional.

R Los experimentos no me gustan, se los dejo a los científicos, por eso estoy dejando de lado la vanguardia. Me gustan más los compositores como Beethoven, que llevaba al máximo las posibilidades del material con el que trabajaba. La novedad por la novedad no me interesa.

P Para hacer vanguardia hay que conocer bien a los clásicos...

R Para encontrar tu lenguaje es importante tener un conocimiento cuanto más amplio mejor, desde las cuevas hasta lo que escriben generaciones anteriores.

P ¿En qué se inspira?

R Cada obra es un mundo, pero todas mis piezas coinciden en la parte visual. Me encanta el arte y eso ha influenciado mi obra. Me gusta trabajar al detalle ese aspecto. También es importante la sociología.

P Vuelve a Les Arts. ¿Se siente profeta en su tierra?

R No. Estrenar un par de obras porque hay una persona que confía en mí no tiene nada que ver con ser profeta en mi tierra. En otras ciudades del mundo soy más visible.

P ¿Se siente mas mimado fuera?

R Sí. Si hago cosas aquí es porque han oído hablar de mí desde fuera. España, tradicionalmente ha tratado mal a sus artistas. Eso no es made in Spain, pasa en todos los países, pero en España no han rectificado.

P La BBC dijo que quizás es usted el compositor que España estaba esperando. ¿Se siente así, casi como un mesías?

R Esa crítica llamó mucho la atención en España...

P ¿Los compositores se sienten especialmente maltratados en España?

R Los compositores y poetas somos los menos reconocidos y los más invisibles a nivel social. Pero eso también te da más libertad.

P En 2013 recibió el premio Talento Joven. ¿Cómo ha cambiado su vida desde entonces?

R Desde el punto de vista de difusión cambió bastante. Ha sido un gran avance llegar aquí y que no me pregunten por lo que hice hace 10 años. La cultura es muy importante y que un periódico haga eso es de admirar.

P Llegó a Les Arts con una ópera. ¿Sigue interesado en el género?

R Sí, estoy trabajando en la segunda. Es un encargo de Londres, Escocia, Gales y Alemania. Trabajo con Meredith Oakes, libretista también de Café Kafka y estará basada en La dama boba, de Lope de Vega. Haremos una actualización a nuestros tiempos. Es importante cuando escribo, sobre todo ópera, decir algo sobre la manera en que vivimos. Se estrenará en 2019 en la Royal Opera House de Londres.

P ¿Estará en Les Arts?

R Habrá que hablarlo pero sí me gustaría porque es mi ciudad y la echo mucho de menos. Esa luz de Sorolla... Me gusta Les Arts porque la belleza importa; es fascinante venir a ensayar y meterte en esta escultura. La sensibilidad está mucho más activa.

P ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

R Tengo varios: uno en Suecia, un concertino para guitarra y ensemble; y tengo planes con la violinista Patricia Kopatchinskaja , que me hace mucha ilusión.

P Ha tocado muchos géneros. ¿En cuál se siente más cómodo?

R Depende de la necesidad de lo que tenga que decir. La alegría cuando salen las cosas es inmensa. Un género que me sorprendió fue la ópera, me enamoré. Es un mundo fascinante, sobre todo porque el público entendía mi música. Tenía la ayuda del texto y la parte teatral, así que, sin prostituirme artísticamente, la gente me entendía mejor y se sentía más identificada.

P Parece paradójico que el público le entendiera mejor con una obra inspirada en Kafka...

R Era lógico que mi primera aproximación al teatro musical fuera de esta índole porque he estado fascinado por el surrealismo y teatro del absurdo. Con Lope va a ser todo más concreto, más lógico en el arco de la argumentación. Sin embargo, la historia de la humanidad, en el fondo, es la historia de lo absurdo.

Compartir el artículo

stats